icono Literatura 04 art1 | art2 | art3 | volver

El Lenguaje Corporal en
La Comunicación Intercultural

Por: Lic. Elvia Franco García[*] y
Mtra. Gabriela Cortés Sánchez[**]
La_Historia

l estudio de los movimientos del cuerpo o lenguaje corporal es conocido como Kinética.
La conducta kinestésica incluye gestos, movimientos de la cabeza, expresiones faciales, comportamiento de la vista y cualquier otro movimiento físico que pueda ser usado para comunicarse. Por supuesto que, como las demás formas de comunicación que no existe de manera aislada, los movimientos del cuerpo pueden únicamente ser entendidos tomando en cuenta la totalidad de la conducta de una persona en contextos específicos.

Ekman y Friesen (1969) sugieren las siguientes cinco categorías de comportamiento kinestésico:

  1. Emblemas
  2. Ilustraciones
  3. Desplazamientos afectivos o emocionales
  4. Reguladores
  5. Adaptadores

Encuadre

a) Emblemas.
Los emblemas son comportamientos no verbales que tienen un significado directamente verbal. Los emblemas son típicamente usados para sustituir el canal verbal ya sea porque así se elige o porque el canal verbal ha sido bloqueado por alguna razón. Las personas que practican el buceo tienen un vocabulario muy rico de tipo kinestésico que sirve para comunicarse con sus compañeros en el mismo deporte. De la misma manera los entrenadores de baseball usan señales kinestésicas para indicar un lanzamiento en particular o un cierto tipo de juego; tales señales son usualmente transmitidas por una serie de signos elaborados que incluyen tocarse la gorra, el pecho, la muñeca y otras áreas, en un patrón conocido por todos los jugadores. Los emblemas que son familiares para casi todos los norteamericanos incluyen gestos tales como el signo de amor y paz, o el movimiento de la mano para indicar el saludo o la despedida.

Los emblemas, como cualquier tipo de lenguaje verbal, son símbolos que han sido seleccionados de manera arbitraria por los miembros de una cultura para transmitir significados intencionales. Por ejemplo, no hay nada de paz en el signo de paz, de hecho, el emblema de la paz puede tener otros significados. Winston Churchill usaba el mismo símbolo para indicar victoria y para muchas personas en algunos países sudamericanos se considera como un gesto obsceno. Los significados de los emblemas son aprendidos dentro de una cultura y, como los códigos verbales, son usados de manera consciente por los miembros de una cultura cuando se quieren expresar ciertas ideas a otros. Los emblemas pueden ser causa de un gran número de mal entendidos porque en una cultura pueden ser interpretados de cierta forma y en otra puede tener otro significado. En Turquía, para decir no de manera no verbal, se debe mover la cabeza de arriba hacia abajo al mismo tiempo que se arquean las cejas. Por otra parte, el mover la cabeza de lado a lado significa no entiendo. Entonces, si un turco preguntara “¿Buscas el camión a Ankara?” y movemos la cabeza de lado a lado, él pensará que no entendemos inglés y probablemente repetirá la misma pregunta, pero esta vez en otro idioma.

b) Ilustraciones.
Las ilustraciones son comportamientos no verbales que están directamente ligados a un mensaje verbal. Se usan para enfatizar, explicar y apoyar una palabra o frase. Ilustran y proveen una representación visual del mensaje verbal. Por ejemplo, cuando decimos “una montaña enorme”, levantamos los brazos y los abrimos en un círculo a la mitad. De manera similar, usamos nuestro dedo índice para enfatizar una idea importante o movemos las manos para transmitir ciertas instrucciones. A diferencia de los emblemas, ninguno de estos gestos tiene un significado por si mismo. Más bien su significado depende del mensaje verbal al que enfatiza.

Los ilustradores son menos arbitrarios que los emblemas, lo que los hace más probables de ser universalmente entendidos. Las diferencias entre las reglas para usar ilustradores e interpretarlos pueden crear mal entendimiento en el contexto intercultural. Por ejemplo, en las culturas asiáticas el parar un taxi o llamar al perro moviendo el dedo índice es inapropiado. Lo correcto en estas culturas, para ambos casos, es usar toda la mano derecha con la palma hacia abajo y los dedos juntos cerca del cuerpo. De la misma manera, el golpear la palma de la mano con el puño, como una exhibición de fuerza, puede ser interpretada como un gesto obsceno y su significado es similar al uso del puño cerrado con el dedo medio levantado en las culturas occidentales.

todosJuntos

c) Desplazamientos afectivos o emocionales.
Los desplazamientos afectivos son movimientos del cuerpo y de la cara que muestran emociones y sentimientos. Algunas expresiones de felicidad o sorpresa, por ejemplo, son indicadas a través de expresiones faciales, con las que se demuestran los sentimientos interiores de la persona. Aunque los desplazamientos afectivos son demostrados de manera primaria a través de la cara, la postura del cuerpo o cualquier otro desplazamiento, éstos también pueden revelar estados emocionales.

saludoOriental

Muchos desplazamientos afectivos pueden ser universalmente reconocidos. Las investigaciones de Ekman y sus colegas (1969, 1971, 1975) indican que, independientemente de la cultura, los estados básicos de ánimo incluyen felicidad, coraje, miedo, sorpresa, disgusto, desprecio e interés.

Los desplazamientos afectivos pueden ser inconscientes o no intencionales, tales como el sobresalto por sorpresa, el ruborizarse o la dilatación de las pupilas debido al placer o interés en algo. También, los desplazamientos afectivos pueden ser conscientes o intencionales como cuando sonreímos o miramos a una persona determinada para expresarle afecto. Las normas culturales frecuentemente gobiernan los desplazamientos afectivos. En la cultura china, la duración de los desplazamientos afectivos es mucho más corta que en las culturas europeas.

d) Reguladores.
Los reguladores son comportamientos no verbales que ayudan a sincronizar el ir y venir de la conversación. Son comportamientos kinestésicos que ayudan a controlar la fluidez y secuencia de la comunicación, e incluyen movimientos de la cabeza, contacto visual, cambio de posturas, y signos de cambio de turno del interlocutor, tales como ah, ah; y mmm, mm; entre otros.

Los reguladores se usan tanto por el emisor como por el receptor del mensaje. Con los reguladores, el emisor le indica al receptor cuando debe tomar el turno. Con ellos, a su vez, el receptor puede interrumpir o señalar su interés por continuar escuchando la conversación. También transmiten información acerca de la velocidad o ritmo de la conversación, el grado en que una persona está siendo entendida y sobre la credibilidad de sus palabras.

|sigue >>

<<párrafo anterior|

En todas las culturas, la toma de turno es necesaria en la conversación. Por lo tanto, para que la comunicación interpersonal sea exitosa, es necesario que la secuencia en la toma de turnos sea altamente coordinada. Los reguladores son indicadores sutiles que permiten que los interlocutores mantengan un alto grado de coordinación durante la interacción.

Los reguladores son culturalmente específicos. Por ejemplo, las personas de culturas de alto contexto[1] se comunican de manera indirecta, emplean expresiones ambiguas y de doble sentido, respetan la pausa y el silencio en la comunicación, valoran a la persona cuyo estilo de comunicación es indirecto como bien educada y discreta, y perciben a la persona cuyo estilo de comunicación es directo como amenazante y ofensiva. Algunas culturas como las de Korea y Japón están especialmente preocupadas con el significado de lo que se transmite a través de la mirada. Existen algunos estudios que comparan el significado del comportamiento de la mirada en conversaciones de afro-americanos y euro- americanos. Al respecto, La France y Mayo encontraron que la mirada influye de diversas formas al interpretar las señales de toma de turno. Los euro-americanos tienden a ver directamente a sus interlocutores cuando son receptores, mientras que los afro-americanos prefieren desviar la mirada. Para los euro-americanos, la conducta de los afro-americanos se interpreta como un signo de indiferencia o falta de atención lo que implica, a su vez, una falta de respeto. De manera inversa, para los afro-americanos la conducta de los euro-americanos es considerada como de confrontación o enfrentamiento cuando lo que los euro-americanos pretenden es demostrar interés al involucrarse en la conversación.

e) Adaptadores.
Los adaptadores son movimientos personales del cuerpo que ocurren como una reacción a un estado físico o psicológico de un individuo. Rascarse, agitarse, dar golpecitos con un lápiz y agarrarse el cabello son conductas que demuestran alguna necesidad individualizada.

Las culturas también hacen distinciones entre lo que se considera público y privado. Las culturas difieren en los lugares o contextos en los que el contacto físico es aceptable. Por ejemplo, para las juntas de negocios, las conversaciones en la calle y las situaciones en el hogar, existen diferentes normas de lo que se considera apropiado. Algunas culturas consideran que el contacto físico entre hombres y mujeres es perfectamente aceptable en lugares públicos, mientras que otras culturas piensan que tales comportamientos deben ocurrir sólo en la privacía del hogar. Para ellos, el contacto físico es algo totalmente íntimo y que no debe ocurrir en presencia de los demás.

Musulmanes


Diferencias interculturales en el uso del espacio personal

El espacio personal es como “una burbuja” en la que interactuamos, y está relacionado directamente con el lugar en el que nos encontramos y lo que hacemos en él con nuestro cuerpo.
Hall (1988,151-154) señala que la gente interactúa dentro de cuatro zonas espaciales: íntima, personal, social y pública. Estas zonas proxémicas se caracterizan por las diferencias en la manera en que las personas se relacionan unas con otras y el tipo de conducta que se lleva a cabo entre ellas. El siguiente cuadro muestra las diferencias entre las zonas espaciales, su uso y la intensidad de información que se recibe en cada zona, así como algunas de sus características.

ZONAS ESPACIALES
(con base en Hall, 1988, 151-154)
DIST. ESPACIAL DE LA ZONA DIST. EN PIES USO OTRAS CARACTE-
RÍSTICAS
Intima 0-1½ Para demostrar amor, comodidad, protección
e, incluso,
pelear.
Conversa-
ciones mínimas, oler y sentir a otros, contacto visual.
Personal 1½-4 Para conversa-
ciones íntimas con amigos y conocidos.
Posible contacto físico y mucha atención visual.
Social 4-12 Para reuniones impersonales y sociales. Tonos más formales. Poca atención visual detallada.
Pública 12-o más Para conferencias, conciertos, obras, discursos y ceremonias, entre otros. Los detalles sutiles se pierden, sólo se perciben atributos obvios.

Los espacios personales también son culturalmente específicos. Los individuos de culturas de climas fríos tienen un espacio físico más alejado que los de climas calurosos estos últimos prefieren distancias cercanas. Por lo tanto, el espacio personal de los europeos del norte es más amplio y esperan que los demás mantengan su distancia. El espacio personal de los europeos es cada vez menor si uno viaja hacia el sur o al mediterráneo. De hecho, la distancia llamada intima en Alemania, Escandinavia e Inglaterra se cruza con el espacio de una conversación normal en Francia y en países del mediterráneo, tales como Italia, Grecia y España. Consecuentemente, los europeos del norte piensan que los europeos del sur se acercan demasiado a ellos, lo que los hace sentir incómodos. De manera opuesta, los europeos del sur piensan que los del norte son distantes y arrogantes.

Espiritual

La forma de usar las distancias de cultura a cultura proporciona un nivel predecible de información de tipo sensorial. Por ejemplo, si la distancia considerada como aceptable dentro de una cultura en una conversación personal es de tres pies, las personas estarán acostumbradas a las miradas, sonidos y olores que pueden percibirse de los otros a esa distancia. Quienes estén acostumbrados a un espacio mayor, al interactuar en esa distancia de tres pies sentirán que las voces de los demás son muy altas y que el olor del otro quizá sea desagradable.

El significado del lenguaje corporal es de suma importancia en el contexto intercultural por lo cual es necesario conocerlo y comprenderlo ya que, actualmente, los seres humanos nos desenvolvemos en un mundo cada vez más globalizado.

OK



NOTAS:
[*] Lic. Elvia Franco García
Licenciada en Enseñanza de Inglés y Maestra en Lingüística Aplicada. Es Profesora Titular “A” del Centro de Enseñanza de Idiomas de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM. Sus investigaciones se relacionan con diferentes aspectos de la lingüística aplicada, las cuales se han presentado y publicado en foros y congresos nacionales e internacionales. |Arriba
[**] Mtra. Gabriela Cortés Sánchez
Licenciada en Derecho con estudios de maestría en Lingüística Aplicada. Profesora titular de tiempo completo nivel “C”. |Arriba
[1] Las culturas de alto contexto son aquellas que tienden a valorar lo no verbal y a enfatizar el significado implícito en el contexto. |Arriba

BIBLIOGRAFÍA:
Arriba
EKMAN, PAUL Y FRIESEN,WALLACE V.
1969. “The Repertoire of Nonverbal Behaviour: Categories, Origins, Usage, and Coding” en Semiotica1 1. pp. 49-98.
EKMAN, PAUL Y FRIESEN,WALLACE V.
1971. “Constants Across Cultures in the Face and Emotion” en Journal of Personality and Social Psychology. No. 17 pp. 124-129.
EKMAN, PAUL Y FRIESEN,WALLACE V.
1975. Unmasking the face. N.J., Prentice-Hall.
FRIDLUND, ALAN J., EKMAN, PAUL Y OSTER, HARRIET.
1970-1983 “Facial Expressions of Emotion: Review of Literature, 1970-1983” en Aron W. Siegman and Stanley Feldstein Nonverbal Behaviour and Communication (2a. ed.). Hillsdale, N.J., Lawrence Erlbaum. pp. 143-224.
GUDYKUNST, W.B. Y S. TING – TOOMEY
1966. The Hidden Dimensions. Garden City, N.Y., Doubleday.
HALL, T.
1988. “The Hidden Dimensions of time and space in Today’s World” en Fernando Poyatos (Editor). Cross- Cultural Perspectives in Non-verbal Communication. Toronto, Canada, Hogrefe, p. 151-154.
LA FRANCE, MARIANNE Y MAYO, CLARA.
1976. “Racial Differences in Gaze Behaviour During Conversations: Two Systematic Observational Studies,” Journal of Personality and Social Psychology 33, pp. 547-552
McNTEE, E.
1998. Comunicación Intercultural. México, McGraw Hill Interamericana Editores, S.A. de C.V.