Un holograma es una fotografía hecha con luz láser e impresa en una placa o una película sensible que tiene la peculiaridad de producir los objetos en relieve. La imagen parece suspendida en el espacio. Y si mueves el holograma, ves la imagen desde una perspectiva diferente, igual que ocurre cuando te mueves delante de un objeto real. Tan convincentes son que parece que se pueden coger con la mano.

CÓMO FUNCIONA EL HOLOGRAMA

Las cosas se ven porque "reflejan" la luz hacia los ojos, que la detectan. El realismo del holograma se debe a que constituye un registro exacto de las ondas luminosas reflejadas por el objeto. Cuando la imagen se reconstruye, refleja la luz exactamente igual que el objeto original, lo que da al holograma una sensación muy convincente de realidad. La luz procedente del holograma que perciben los ojos es la misma que la que percibirían ante el objeto real.

ASÍ SE HACE UN HOLOGRAMA

La holografía es un proceso fotográfico en el que se utilizan lentes y espejos para dirigir y enfocar un haz de luz de láser. Se utiliza luz láser devido a sus propiedades: coherencia espacial y temporal (luz que viaja en forma ordenada), y extremadamente monocromatico. La imagen del objeto se registra en una placa cubierta con una emulsión química sensible a la luz; ésta se expone tanto a la luz directa del láser (haz de referencia) como a la luz reflejada por el objeto (luz que contiene la información de la "forma del objeto"). En los puntos de la emulsión en que coinciden los dos haces se producen cambios químicos que registran la imagen del objeto. También la fotografía normal registra la imagen mediante alteraciones químicas, pero en este caso solo se tiene la luz con la información del objeto fotografíado, quedando plasmado éste en un solo plano.

Al revelar la placa holográfica, aparece la fotografía en relieve u holograma.

APLICACIONES DE LA HOLOGRAFÍA

La holografía se encuentra ahora en una fase similar a la de la fotografía en torno a 1900. No sería raro que en la próxima década pudieses hacer instantáneas holográficas, leer revistas holográficas y ver por televisión imágenes en relieve. Por el momento ya puedes ver hologramas en galerías y exposiciones y compararlos en forma de carteles, o de bisutería y hasta verlos impresos en libros y revistas. Una limitación de la holografía es que la imagen siempre es de tamaño natural; por tanto, es imposible reproducir por este procedimiento objetos mayores que la mayor de las placas (alrededor de un metro cuadrado).


Un holograma puede ser un anuncio muy llamativo; mediante un proceso especial, pueden imprimirse hologramas en plástico plateado. Se usan para hacer cubiertas de libros y discos y hasta para envolver caramelos. Los hologramas impresos no son tan nítidos como los originales.

Gerardo Aguirre Barrera
René Flores Castelán
Fernando Meré Anaya

Estudiantes de Ingeniería Física, UAM-Azcapotzalco