página
anterior

índice de
la revista

índice de
ejemplares

logo


El análisis de la balanza de pagos, para los que tienen prisa
Raúl Morales Castañeda
Profesor-investigador titular del Departamento de Economía de la uam-Azcapotzalco


Este texto es una versión sucinta del trabajo La balanza de pagos y su integración a las cuentas nacionales: Estructura contable y aspectos analíticos, libro en preparación, del mismo autor.

Estoy en deuda con mi colega y amigo, el profesor Eloy González,
quien leyó con simpatía la penúltima versión de este artículo e
hizo innumerables sugerencias para mejorarlo en diversos puntos.
Dos dictaminadores anónimos hicieron comentarios a una versión
previa. María de Jesús Vázquez ayudó en la preparación de los
cuadros. La responsabilidad del texto final es exclusiva del autor.

Introducción

Para establecer la naturaleza y la magnitud de las transacciones económicas de los residentes de un país con los residentes del exterior, así como para apreciar sus implicaciones económicas generales, son necesarias la utilización y la comprensión de las balanzas de pagos. Entender la forma y el carácter de los registros que se realizan en esas balanzas es necesario, por otra parte, para hacer un uso adecuado de la información estadística contenida en ellas. Esto hace conveniente la comprensión de la estructura de las mismas y del significado de sus componentes.

El presente es una síntesis de un trabajo más amplio que examina los aspectos contables y estadísticos básicos de las balanzas de pagos, tal y como han sido compiladas y presentadas por el Banco de México en años recientes. Proporciona, de esa manera, los elementos fundamentales para interpretar el estado global de las relaciones económicas del país con el exterior.

El examen conceptual de la balanza de pagos es usualmente el punto de partida para el estudio de lo que se incluye en el campo de análisis de los aspectos monetarios del comercio exterior; es decir, el examen del mercado de divisas, de diversos enfoques en el análisis de la devaluación y el estudio de los sistemas cambiarios y sus implicaciones para las políticas macroeconómicas. En las recién pasadas décadas, este campo ha evolucionado hacia la elaboración de una variedad de modelos dentro de lo que genéricamente se llama macroeconomía de una economía abierta. El estudio de esos temas puede emprenderse a partir de una serie de manuales cuyo propósito es, precisamente, el de analizarlos.1 Este texto, sin embargo, sólo tiene como objetivo examinar dicho punto de partida, la balanza de pagos conceptual y estadística, tal y como se le elabora y presenta en México.

Incluso ciertos aspectos contables y analíticos de la balanza de pagos, en su relación con las cuentas nacionales de producción e ingreso y las del sector monetario-financiero, de una importancia y riqueza significativas, son examinados aquí de manera limitada, dada la extensión del texto y su carácter sucinto. Estos aspectos son tratados por el autor de manera amplia en otro lugar.2

En la sección I se proporcionan una definición y una caracterización rápidas de la balanza de pagos. En la sección II, por su parte, se presentan las balanzas de pagos estadísticas del Banco de México y se describe su estructura de cuentas. En la III se explican los principios de registro de las transacciones, de acuerdo con las prácticas contables de la partida doble y los criterios establecidos por la cuarta edición del Manual de balanza de pagos del fmi (1977), el cual proporciona la base metodológica que tiende a seguir el Banco de México en la actualidad. En la sección IV se ofrecen doce ejemplos de registro de transacciones de acuerdo con los criterios señalados, lo cual permite una comprensión más clara tanto de los principios de registro como del significado de las balanzas de pagos estadísticas que suele presentar el Banco de México. En la sección V se examinan las balanzas parciales de carácter analítico y algunos de sus posibles usos. Por último, en la sección VI se presentan elementos del análisis de la balanza de pagos para caracterizar el estado global de las transacciones económicas y de los pagos de un país con el exterior.

I. Definición

La balanza de pagos usual es un registro estadístico, con formato contable, de las transacciones económicas de todo tipo entre los residentes de un país y los residentes del resto del mundo, que suele calcularse para periodos anuales o trimestrales.

Con ella sucede, sin embargo, lo que con Catalina la Grande de Rusia, cuyo nombre llamaba a engaño. Catalina, ni se llamaba así, ni era grande, ni era de Rusia. La balanza de pagos, a su vez, aunque su nombre pudiera sugerirlo, no es un balance ni registra pagos de manera exclusiva. Dimensionalmente se parece a un estado de usos y fuentes de recursos, y como él registra flujos de recursos reales o financieros durante periodos específicos. Difiere por tanto de cualquier balance, el cual mide acervos o existencias en fechas determinadas.3 Por otra parte, como se verá más adelante, en ocasiones registra transacciones que no implican pago alguno.

Usualmente registra también algunas transacciones que ocurren sólo entre residentes del país para el cual se compila, e incluso registra cambios en ciertos rubros que

no corresponden a transacciones propiamente dichas.4

II. Las balanzas de pagos estadísticas del Banco de México

1. Rubros principales

La mejor manera de empezar a estudiarlas es mediante su observación. En los cuadros 1 al 3 se encuentran las balanzas de pagos correspondientes a varios años, tal como en su oportunidad las presentara el Banco de México. En cada una de ellas el lector observará cuatro rubros principales: la cuenta corriente, la cuenta de capital, los errores y omisiones y la variación de la reserva bruta del banco central.

La cuenta corriente registra el valor del flujo de exportaciones y de importaciones, tanto de bienes como de servicios no factoriales y de servicios factoriales, además de las transferencias otorgadas a, o recibidas por, los residentes del país. El flujo de exportaciones corresponde a demanda del exterior que se dirige a la producción interna; el flujo de importaciones a demanda interna que se dirige a la producción del exterior.

Cuadro 1
México. balanza de pagosa
(Millones de dólares)
Concepto

1993

1994

I. Cuenta corriente

-23 399.20

-28 785.5

  A. Ingresos

67 752.1

78 102.7

    1. Exportación de mercancíasb

51 886.0

60 882.2

    2. Servicios no factoriales

9 419.2

9 737.3

      a) Viajeros

6 167.0

6 317.1

      b) Otros

3 252.2

3 420.2

    3. Servicios factoriales

2 790.0

3 452.3

      a) Intereses

2 048.0

2 699.6

      b) Otros

742.0

752.7

    4. Transferencias

3 656.9

4 030.9

  B. Egresos

91 151.3

106 888.2

    1. Importación de mercancíasb

65 366.5

79 345.9

    2. Servicios no factoriales

11 549.2

11 909.8

      a) Fletes y seguros

2 180.7

2 639.8

      b) Viajeros

5 561.8

5 362.0

      c) Otros

3 806.7

3 908.0

    3. Servicios factoriales

14 219.1

15 615.4

      a) Intereses

10 934.4

12 031.4

         - De valores moneda nacional

2 874.4

2 437.6

         - Otros intereses

8 060.0

9 593.8

      b) Otros

3 284.7

3 584.0

    4. Transferencias

16.5

17.1

II. Cuenta de capital

32 582.1

11 548.6

  A. Pasivos

36 184.7

17 018.6

    1. Por créditos y depósitos

2 876.6

852.8

      a) Banca de desarrollo

193.6

1 329.3

      b) Banca comercial

3 427.9

1 180.6

      c) Banco de México

-1 174.9

-1 203.2

      d) Público

-2 402.1

-1 690.3

      e) Privado

2 832.1

1 236.4

    2.Inversión extranjera

33 308.1

16 165.8

      a) Directa

4 388.8

7 979.6

      b) De cartera

28 919.3

8 186.2

         - Mercado accionario

10 716.6

4 087.7

         - Valores moneda nacional

7 405.7

-2 225.3

           a) Sector público

7 012.7

-1 942.3

           b) Sector privado

393.0

-283.0

         - Valores moneda extranjera

10 797.0

6 323.8

           a) Sector público

4 872.0

3 979.8

           b) Banca comercial

1 345.0

100.0

           c) Privado no bancario

4 580.0

2 244.0

  B. Activos

-3 602.6

-5 470.0

    1. Bancos del exterior

-1 280.4

-3 503.5

    2. Créditos al exterior

-281.1

-40.8

    3. Garantías de deuda externa

-564.3

-615.1

    4. Otros

-1 476.8

-1 310.6

III. Errores y omisiones

-3 142.3

-1 649.5

IV. Variación de la reserva bruta

6 083.2

-18 884.4

  Ajustes oro-plata y valoración

-42.6

-2.0

a Cifras preliminares.
b Incluye las de las maquiladoras.
Fuente: Tomado de Banco de México, Informe anual, 1994.
Cuadro 2
México. balanza de pagosa
(Millones de dólares)
Concepto 1991 1992
Cuenta corriente

-13 789 c

-22 809

  Ingresos

57 135

60 855

    Exportación de mercancíasb

42 688

46 196

    Servicios no factoriales

8 714

9 104

      Viajeros al interior

3 784

3 868

      Viajeros fronterizos

2 099

2 129

      Otros

2 831

3 107

    Servicios factoriales

3 529

3 151

      Intereses

2 906

2 509

      Otros

623

643

    Transferencias

2 205

2 404

  Egresos

70 924

83 664

    Importación de mercancíasb

49 967

62 129

    Servicios no factoriales

10 541

11 488

      Fletes y seguros

1 758

2 084

      Viajeros al interior

1 879

2 079

      Viajeros fronterizos

3 934

4 028

      Otros

2 970

3 297

    Servicios factoriales

10 398

10 027

      Intereses

8 390

7 743

      Otros

2 007

2 284

    Transferencias

19

19

Cuenta de capital

24 134

25 955

  Pasivos

25 133

22 289

    Endeudamiento

10 501

3 370

      Banca de desarrollo

2 341

1 730

      Banca comercial

5 253

804

      Banco de México

-220

-460

      Público no bancario

-586

-3 709

      Privado

3 714

5 005

    Inversión extranjera

14 632

18 919

      Directa

4 762

5 366

      De cartera

9 870

13 553

        De renta variable

6 332

4 783

        De renta fija

3 538

8 770

  Activos

-1 000

3 666

    En bancos del exterior

921

2 191

    Créditos al exterior

19

-878

    Garantías de deuda externa

-604

542

    Otros

-1 335

1 811

Errores y omisiones
Banco de México
  Variación de la reserva brutac

7 822

1 161

  Ajustes oro-plata y valoración

316

12

a Cifras preliminares.
b Incluye las de las maquiladoras.
c La reserva está computarizada con el criterio del Fondo Monetario Internacional.
El signo negativo significa egreso de divisas.
Fuente: Tomado de Banco de México, Informe anual, 1992.
Cuadro 3a
México. balanza de pagosa
(Millones de dólares)
Concepto 1987 1988
Saldo de la cuenta corriente 3 966.5 -2 901.2c
  Ingresos 30 568.6 32 463.1
    Exportación de mercancíasb 20 656.2 20 657.6
    Servicios no factoriales 6 957.7 8 416.9
      Servicios por transformación 1 598.1 2 337.4
      Transportes diversos 664.5 663.7
      Viajeros al interior 2 274.4 2 544.3
      Viajeros fronterizos 1 225.1 1 450.0
      Otros servicios 1 195.7 1 421.4
    Servicios factoriales 2 287.8 2 757.7
      Intereses 1 888.1 2 312.1
      Otros 399.6 445.7
    Transferencias 666.9 630.9
  Egresos 26 602.1 35 364.3
    Importación de mercancíasb 12 222.9 18 903.4
    Servicios no factoriales 5 011.1 6 120.3
      Fletes y seguros 537.9 821.9
      Transportes diversos 800.0 709.4
      Viajeros al interior 784.2 1 104.8
      Viajeros fronterizos 1 581.5 2 092.0
      Otros servicios 1 307.5 1 392.3
    Servicios factoriales 9 349.9 10 325.7
      Financieros 9 083.8 10 024.2
        Utilidades remitidas 412.5 519.1
        Utilidades reinvertidas 481.4 563.7
        Intereses 8 096.7 8 891.1
          Sector bancario 3 169.7 3 743.9
          Sector no bancario 4 927.0 5 147.2
            Público 3 501.3 4 095.8
            Privado 1 425.7 1 051.4
        Comisiones 93.2 50.4
      No financieros 266.2 301.5
    Transferencias 18.2 14.9
a Cifras preliminares. El decimal de las cifras puede que no sume el total, debido al redondeo.
b No incluye las correspondientes a las maquiladoras.
c El signo negativo significa egreso de divisas.

La cuenta de capital registra las variaciones en los activos y pasivos de los residentes frente a los residentes del resto del mundo. Se sitúan por separado los cambios en los pasivos y en los activos, clasificados a veces por plazos: ya sean a largo (más de un año) o a corto plazo (un año o menos). También suelen especificarse otros aspectos: sectores acreedores o deudores internos o externos, o bien el tipo de moneda en que están denominados los activos o pasivos. Nótese que de los cuadros 1 a 3, sólo el último presenta un desglose de la variación de activos y pasivos por plazo.

Los errores y omisiones son un residuo que no aparecería en un registro ideal, perfecto, de la balanza de pagos, como el que pudiera derivarse de las transacciones hipotéticas de la sección IV, más adelante. Pero como las estadísticas son imperfectas, al estimarse, a partir de fuentes diversas, los asientos de débito y de crédito que requiere la partida doble, unos y otros no coinciden de manera cabal. Quienes recopilan la información para elaborar las balanzas, después de realizar los refinamientos pertinentes, atribuyen las diferencias a errores y omisiones. Cuando éstos son de magnitud pequeña, digamos menores del 2% del valor absoluto de las importaciones, puede suponerse que realmente son errores y omisiones diversos. Cuanto más excedan esa proporción, más probable será, sin embargo, que reflejen movimientos no registrados de capital.

La variación de la reserva bruta registra las variaciones en los activos internacionales del Banco de México o en el valor de los mismos. La mayor parte de tales variaciones suele deberse a los registros de la cuenta corriente y de la cuenta de capital. Otras son producto de ciertos cambios en la tenencia de metales monetarios (oro o plata), de cambios en el valor en dólares de las tenencias de otras monedas y de la asignación de derechos especiales de giro (deg) al Banco de México por el Fondo Monetario Internacional.5 Una comprensión más plena del segundo tipo de variaciones será posible a partir del examen de las transacciones 9 y 10 en la sección IV, más adelante.

Cuadro 3b
México. balanza de pagosa
(Millones de dólares)
Concepto

1987

1988

Cuenta de capital

-575.8

-3 361.4c

  Largo plazo

4 472.4

-592.7

    Pasivos

5 055.2

47.6

      Sector bancario

546.5

1 653.4

        Banca de desarrollo

77.3

515.8

          Disposiciones

1 636.6

2 509.1

          Amortizaciones

-1 559.3

-1 993.3

        Banca comercial

41.1

1 231.9

        Banco de México

428.1

-94.3

      Sector no bancario

5 958.4

-737.7

        Público

4 996.6

221.6

          Disposiciones

6 689.9

2 179.6

          Amortizaciones

-1 693.3

2 401.2

        Privado

961.8

-516.1

          Inversión extranjera directa

3 247.6

2 594.7

            Nuevas inversiones

2 910.9

2 410.0

            Reinversiones

481.4

563.7

            Cuentas con la matriz

-144.7

-379.0

            Compras de empresas extranjeras

b

b

        Otros pasivos

-2 285.8

3 110.8

          Empresas con participación extranjera

-1 661.9

1 887.7

          Otras empresas

-623.9

-1 223.1

      Redocumentaciones y otros financiamientos

-1 449.6

-868.1

    Activos

-582.8

-640.3

  Corto plazo

-5 048.2

-2 768.8

    Pasivos

-833.3

-802.1

      Sector bancario

248.2

-504.1

        Banca de desarrollo

242.8

-662.2

        Banca comercial

5.4

158.1

      Sector no bancario

-1 081.6

-298.0

        Público

766.1

18.9

        Privado

-315.5

-316.9

          Empresas con participación extranjera

-323.0

-250.3

          Otras empresas

7.6

-66.6

      Redocumentaciones y otros financiamientos

b

b

    Activos

-4 214.9

-1 966.7

Errores y omisiones

2 709.7

-470.8

Banco de México
  Variación de la reserva bruta

6 924.4

-7 127.0

  Asignación de derechos especiales de giro

  Compra-venta de oro y plata

-115.6

-20.8

  Ajustes por la valoración

-708.4

414.3

a Cifras preliminares.
b No hubo movimiento.
c El signo negativo significa egreso de divisas.
    i) El decimal de las cifras, debido al redondeo puede no sumar el total,
    ii
) la reserva está computada con el criterio del Fondo Monetario Internacional, más la plata, y
    iii
) las tenencias de oro están valuadas a 42.22 dólares la onza.
Fuente: Tomado de Banco de México, Informe anual, 1988.

2. Las balanzas parciales de categorías homogéneas

La balanza de pagos total, que habremos de diferenciar de lo que llamaremos balanza global, siempre está equilibrada, dada su naturaleza de registro contable por partida doble. Pero con ella están asociados diversos déficit o superávit que se refieren a balanzas parciales de la balanza de pagos. De éstas las hay de dos tipos generales: una, que podemos llamar balanzas parciales de categorías homogéneas de cuentas; otro, que podemos llamar balanzas parciales de carácter analítico. Las primeras son descritas y analizadas en esta sección; las segundas lo serán en las secciones V y VI, cuando el lector tenga más elementos para comprender el significado de las mismas.

Entre las balanzas parciales de categorías homogéneas de cuentas se encuentran las siguientes:

Registra las exportaciones e importaciones de todo tipo de bienes, que usualmente pasan por aduana, realizadas por los residentes. Incluye, por ejemplo, las exportaciones de jitomate, camarón, automóviles y otros. También la importación de máquinas-herramienta, partes automotrices y bienes de consumo. El Banco de México suele presentar información adicional por separado, con desgloses por tipo de bienes exportados y tipo de bienes importados (véase el cuadro 4). No debería confundirse esta balanza con la de bienes y servicios o la de cuenta corriente, algo que lamentablemente es común.

La distinción entre servicios no factoriales y servicios factoriales dentro de la cuenta corriente fue establecida por la cuarta edición del Manual del fmi, con el propósito de hacer compatibles las estadísticas de balanza de pagos con las de las cuentas nacionales de producción e ingreso.6 La distinción entre unos y otros debiera quedarle clara al lector.

Los servicios factoriales registran las rentas o ingresos de los propietarios de los factores de la producción (trabajo y capital) cuando los servicios de éstos son prestados en un país y los propietarios residen en otro.

Los servicios no factoriales comprenden, a su vez, la compra-venta –entre residentes de un país y los residentes de otro– de servicios que no corresponden a factores de la producción y que en su mayor parte tienen carácter final, como los servicios turísticos y de transporte aéreo. Algunos son, sin embargo, servicios intermedios cuyo valor agregado se incorpora a la producción, como por ejemplo las llamadas telefónicas internacionales de ciertas empresas, que resultan necesarias para producir bienes de consumo o de inversión y de otros servicios. La balanza de servicios no factoriales incluye, entonces, servicios turísticos, desglosados en el rubro de viajeros al interior y el de viajeros fronterizos; pasajes de avión, incluido en el rubro de transportes diversos; renta de películas, pago por llamadas telefónicas y muchos más, según el rubro de otros.

Dos rubros importantes y especiales son el de servicios por transformación y el de fletes y seguros. El primero registraba todavía en 19917 la exportación neta de las empresas maquiladoras, correspondiente a su valor agregado en territorio mexicano; aparecía sólo en el lado de los ingresos (cuadro 3a). El segundo, que está incluido en el renglón de servicios no factoriales en las balanzas de los cuadros 1 al 3, corresponde al pago de transportes y seguros relacionados con las importaciones. Todavía en las balanzas de los años setenta, éstas se registraban con valor cif (costo, seguro y flete) y las exportaciones fob (libre a bordo). Ya en los años ochenta, tanto las importaciones como las exportaciones se registraban fob y el pago de seguros y fletes correspondientes a las primeras se registraba como un renglón separado, el cual sólo aparece en el lado de los egresos.

La suma de las dos balanzas parciales de categorías homogéneas anteriores da como resultado la balanza de bienes y servicios no factoriales. Esta entra en la identidad del producto interno bruto, como se verá más adelante en la sección V.

Cuadro 4
México. Exportaciones e importaciones de mercancías por tipo de bien,
en años seleccionados del periodo 1981-1994
a
(Millones de dólares corrientes)
       

1993

1994

 

1981 b

1985 b

1990 b

Maquiladoras

No maquiladoras

Total

Maquiladoras

No maquiladoras

Total

Conceptos
Exportaciones totales

19 420

21 664

26 838

21 853

30 033

51 886

26 269

34 613

60 882

Petroleras

13 830

14 767

10 104

0

7 418

7 418

0

7 445

7 445

Agropecuarias

1 481

1 409

2 162

0

2 504

2 504

0

2 678

2 678

Extractivas

677

510

617

0

278

278

0

357

357

Manufactureras

3 432

4 978

13 955

21 853

19 832

41 685

26 269

24 133

50 402

Importaciones totales

23 929

13 212

31 272

16 443

48 924

65 367

20 466

58 880

79 346

Bienes de consumo

2 809

1 082

5 099

0

7 842

7 842

0

9 510

9 510

Bienes de uso intermedio

13 545

8 966

19 384

16 443

30 025

46 468

20 466

36 048

56 514

Bienes de capital

7 575

3 165

6 790

0

11 056

11 056

0

13 322

13 322

a Los totales puede ser que no correspondan a la suma de las partes, debido al redondeo.
b Excluyen las exportaciones e importaciones correspondientes a las maquiladoras.
Fuente: Elaboración propia con base en datos del Banco de México, Informes anuales, 1982, 1986, 1991 y 1994.

Estos servicios corresponden a los prestados por los factores de la producción. Incluyen: i) los prestados en el país por el capital del exterior (propiedad de residentes del exterior), sea como inversión extranjera directa (ied), inversión de cartera, o de préstamos del exterior denominados en moneda extranjera o en moneda nacional; ii) los prestados por el capital de residentes del país a residentes del resto del mundo; los que pueden incluir la posesión de una empresa o una casa en el exterior, o la concesión de financiamiento por medio de adquisición de títulos de deuda o mediante la realización de un depósito en un banco del exterior; iii) los prestados en el país por personas físicas residentes del exterior: ingenieros, cantantes y otros por el estilo, y iv) los prestados en el exterior por personas físicas residentes del país: un ingeniero que va a trabajar al extranjero menos de un año; o un trabajador que vive en Nogales, Sonora, y que viaja diariamente a Nogales, Arizona, para trabajar.

Es útil, en relación con estos servicios, observar la balanza de pagos del cuadro 3, la cual presenta un mayor desglose que las de los cuadros 1 y 2. Allí los servicios factoriales, por el lado de los egresos, se separan en financieros y no financieros, y los primeros, a su vez, en utilidades, intereses y comisiones. Las utilidades se desglosan en remitidas y reinvertidas, para hacer corresponder estas últimas con un aumento de pasivos que aparece con el mismo rubro en la cuenta de capital (véase también la transacción 11, en la sección IV.1). Los intereses se desglosan de acuerdo con el sector institucional de residentes que los paga.

La suma de las tres balanzas parciales de categorías homogéneas anteriores da como resultado la balanza de bienes y servicios totales. Ésta entra en la identidad del producto nacional bruto, como se verá en la sección V, más adelante.

El renglón de transferencias registra la contrapartida de flujos reales o financieros sin quid pro quo económico entre residentes del país y residentes del exterior. Cuando se exporta un bien y se recibe un pago en divisas a cambio, el flujo real de mercancías tiene como contrapartida un flujo monetario-financiero. Uno es el quid pro quo del otro. Cuando un residente recibe un donativo en divisas enviado por un pariente que reside en los Estados Unidos, empero, el flujo monetario-financiero no tiene un quid pro quo económico. Es, sencillamente, un pago a cambio de nada, en el sentido económico, aun si de por medio existiera una relación afectiva o de parentesco que explicara la donación.

Las transferencias corrientes proceden del ingreso corriente del donador y se suman al ingreso corriente del receptor para su uso en consumo o ahorro. Por convención se supone, para propósitos de balanza de pagos, que todas las transferencias son corrientes y que no hay transferencias de capital. En el caso de México destacan las remesas en efectivo y en especie recibidas por familiares, residentes en el país, de mexicanos residentes en los Estados Unidos o de estadunidenses de origen mexicano y con residencia en ese país (véase la transacción 6 en la sección IV.1).

La suma de las 4 balanzas parciales de categorías homogéneas anteriores constituye la balanza de cuenta corriente. La característica de los renglones de esta balanza es la de registrar los flujos reales de bienes y servicios o la contrapartida de transferencias reales o financieras. Entra en la identidad del producto nacional bruto disponible, como se verá en la sección V, más adelante.

Las variaciones en los activos y pasivos de residentes frente a residentes del exterior que se registran en la cuenta de capital, pueden clasificarse de acuerdo con varios criterios, entre ellos el plazo, el que sean cuentas de activo o de pasivo, por sector deudor o acreedor interno (bancario o no bancario; público o privado), o deudor externo (si la información estuviese disponible). Sobre la base de esos criterios podrían identificarse diversas balanzas parciales con categorías homogéneas de cuentas.

En los recién pasados años, el Banco de México ha presentado desgloses de cuentas de pasivos y activos, y por sector acreedor o deudor interno. En el caso de los pasivos, distingue créditos y depósitos, por una parte, y la inversión extranjera, por la otra. Esta última la subdivide, a su vez, en directa y de cartera. Al mismo tiempo, ha omitido los desgloses por plazo, tal vez porque considera que tal distinción es un tanto artificiosa. La inversión extranjera de cartera en el mercado accionario, por ejemplo, aunque nominalmente de largo plazo, puede resultar en los hechos de corto plazo, por la existencia de un mercado secundario para las acciones, lo cual le permite al inversionista desinvertir de manera expedita. En las balanzas del cuadro 3, sin embargo, aún se separaba el capital de acuerdo con el plazo. Tómese nota del desglose relativamente amplio de la cuenta de capital en este caso.

En la mayoría de los países, los datos de esta cuenta suelen ser menos precisos que los correspondientes a los de la cuenta corriente.

Estas cuentas corresponden a los tres rubros que el Banco de México registra debajo de las variaciones de la reserva bruta (últimos tres renglones en el cuadro 3b). Están asociadas a cambios en la reserva distintos a los debidos a los resultados de la cuenta corriente y de la cuenta de capital.

Una presentación de balanzas parciales de categorías homogéneas de cuentas se realiza en el cuadro 5.

3. Balanzas resumidas

Una balanza de pagos en su presentación detallada usual, como las ejemplificadas por los cuadros 1 al 3, posee una riqueza informativa considerable, que puede resultar útil para propósitos analíticos diversos. Su uso apropiado puede requerir, sin embargo, un conocimiento preciso no sólo de lo que cubre este artículo, incluyendo el apéndice B, sino también de una fuente metodológica, como el Manual del fmi y de las notas metodológicas ocasionales que publica el Banco de México.8

El observador no especializado, sin embargo, debiera acostumbrarse principalmente a manejar datos de las que llamaremos balanzas de pagos resumidas, que sólo presentan los saldos de los rubros agregados más importantes: la balanza de cuenta corriente; la balanza de capital (neta de errores y omisiones), y la variación de la reserva bruta del Banco de México (neta de las cuentas de compensación). La suma de las dos primeras constituye la que llamamos balanza global. Estos rubros se aprecian en el cuadro 6.

Cuadro 5
México. Balanzas parciales de categorías homogéneas de cuentas, en años seleccionados
a
(Millones de dólares corrientes)
Conceptos

1991

1992

1993

1994

I.Cuenta corriente

-13 789

-24 804.4

-23 399.2

-28 785.5

1.

Balanza comercial b

-7 279

-15 933.7

-13 480.5

-18 463.7

2.

Balanza de servicios no factoriales

-1 827

-2 296.2

-2 130.0

-2 172.5

3.

Balanza de servicios factoriales

-6 869

-9 594.8

-11 429.1

-12 163.1

4.

Balanza de transferencias

2 189

3 020.4

3 640.4

4 013.8

II.Cuenta de capital

24 134

26 542.3

32 582.1

11 548.6

1.

Balanza de pasivos

25 133

20 990.4

36 184.7

17 018.6

a.

Balanza de endeudamiento

10 501

-1 413.2

2 876.6

852.8

b.

Balanza de inversión extranjera

14 632

22 403.6

33 308.1

16 165.8

2.

Balanza de activos

-1 000

5 551.9

-3 602.6

-5 470.0

III.Errores y omisiones

-2 208

-564.6

-3 142.3

-1 649.5

IV.Variación de reservas de Baxico c

-7 822

-1 161.4

-6 083.2

18 884.4

V.Balanza de cuentas de compensación de reservas c

-316

-11.9

42.6

2.0

a La suma algebraica de los rubros con números romanos o balanza total es igual a cero, excepto por pequeñas diferencias debidas al redondeo.
b Incluye exportaciones e importaciones de bienes de las maquiladoras.
c A estos rubros se les ha puesto el signo que les corresponde de acuerdo con los principios contables, el contrario al que les pone el Banco de México.
Fuente: Elaboración propia con base en datos del Banco de México contenidos en el cuadro 1 (para 1993 y 1994); el cuadro 2 (para 1991), y el Informe anual de 1993 (para 1992).
Cuadro 6
Balanzas de pagos resumidaS en años seleccionados
(Millones de dólares corrientes)
Concepto

1989

1990

1991

1992

1993

1994

Cuenta corriente

-6 085

-8 163

-15 040

-24 804

-23 399

-28 785

Cuenta de capital a

6 481

11 339

23 177

25 978

29 440

9 899

Variación de reservas b

-396

-3 176

-8 177

-1 174

-6 041

18 886

Balanza global c

396

3 176

8 177

1 174

6 041

-18 886

Neta de errores y omisiones.
Debida exclusivamente al resultado de la cuenta corriente y la cuenta de capital (neta de errores y omisiones).
Esta es la suma de las balanzas de cuenta corriente y de cuenta de capital.
Fuente: Elaboración propia con base en datos de Banco de México, Informe anual, varios años, e Indicadores económicos.

La presentación de la balanza de cuenta de capital, neta de errores y omisiones, surge de que las cifras de magnitud considerable en este último renglón suelen estar asociadas con movimientos de capital no registrado. Al presentar de esa manera la cuenta de capital se obtiene una aproximación mejor al verdadero saldo de la misma, de manera particular cuando el saldo de errores y omisiones es mayor que lo usual. El dato de la variación de la reserva, neta de las cuentas de compensación, nos deja la variación en dicho rubro que está asociada de manera exclusiva al comportamiento de las cuentas corriente y de capital.

Las balanzas resumidas del cuadro 6 nos permiten identificar, de manera fácil, lo fundamental de la situación global de las relaciones económicas y de los pagos de un país con el exterior. Por ejemplo, nos muestra que en México, desde 1989 hasta 1993 inclusive, entradas de capital, de magnitud grande y creciente, permitieron financiar de manera sobrada el déficit de cuenta corriente, que también era de gran magnitud. En 1990, 1991 y 1993, las fuertes entradas de capital permitieron financiar acumulaciones considerables de reservas. En 1994, sin embargo, por el aumento en el déficit de cuenta corriente y por la disminución significativa en las entradas netas de capital, tal déficit ya no pudo ser financiado de manera completa por éstas sino que lo fue, sobre todo, por una disminución cuantiosa en la reserva bruta del Banco de México.

III. Los principios de registro de las transacciones

La comprensión precisa de la balanza de pagos desglosada, así como de lo que constituye y significa un déficit o superávit de la misma, requiere del conocimiento de los principios de registro de las transacciones de la balanza de pagos. Para el efecto es útil el uso de una cuenta T imaginaria, en la que a los registros en el debe se les adjudica un signo menos y a los del haber un signo más. Esto hace explícito el formato contable en el que de hecho se registran todos los componentes de la balanza de pagos, incluso los de cuenta corriente, cuyo carácter contable, de partida doble, no resulta explícito en las balanzas estadísticas del Banco de México.

1. Registros en la cuenta corriente

En la cuenta corriente se registran en el haber las transacciones que proporcionan divisas, como las exportaciones de bienes o servicios y la recepción de transferencias del exterior, en tanto que en el debe se registran las transacciones que hacen uso de divisas, como las importaciones de bienes o servicios y el otorgamiento de transferencias a residentes del exterior. Esto se presenta en el cuadro 7.

Cuadro 7
Cuenta corriente
  Debe (-) Haber (+)
Exportación de mercancías  
Importación de mercancías  
Exportación de servicios    
No factoriales  
Factoriales  
Importación de servicios    
No factoriales  
Factoriales  
Transferencias recibidas  
Transferencias otorgadas  

En las balanzas del Banco de México presentadas en los cuadros 1 al 3, los componentes de la cuenta corriente sólo tienen signos de manera implícita, en donde los ingresos corresponden a registros del haber (con signo positivo) y los egresos a registros del debe (con signo negativo). En éstas sólo se hace explícito el signo del saldo total de la cuenta corriente: negativo cuando hay déficit; positivo cuando hay superávit.

2. Registros de la cuenta de capital

La cuenta de capital registra las variaciones de los activos o pasivos de los residentes frente a los residentes del exterior. De acuerdo con los principios contables, se registran en el haber tanto los aumentos de pasivos como las disminuciones de activos (ambos proporcionan divisas), y en el debe tanto los aumentos de activos como las disminuciones de pasivos (ambos requieren divisas). Las variaciones pueden ser en activos y pasivos de largo o de corto plazo, desglose que no se realiza en el cuadro 8, aunque sí se presenta en el cuadro 10.

En las balanzas de pagos del Banco de México presentadas en los cuadros 1 al 3, los signos de los registros de la cuenta de capital se hacen explícitos.

cuadro 8
Cuenta de capital
  Debe (-) Haber (+)
Aumentos de pasivos  
Disminuciones de pasivos  
Aumentos de activos  
Disminuciones de activos  

3. Registros de la variación de reservas

Los principios de registro de éstas corresponden a los de la cuenta de capital, pues las reservas son sencillamente activos internacionales (activos frente a residentes del exterior) del banco central. Un aumento de activos requeriría un signo negativo; una disminución pediría un signo positivo.

Como se hace evidente en las balanzas desglosadas de los cuadros 1 al 3, en ellas el Banco de México sí le pone un signo a la variación de reservas, aunque por convención pone el signo contrario al que le correspondería contablemente. Al parecer, esto es para evitar que un aumento de reservas, que llevaría signo negativo, pudiera ser interpretado como una disminución. Nótese, en contraste, cómo las balanzas de los cuadros 5 y 6 sí presentan las variaciones de reservas con los signos que corresponden a los principios contables.

Hay, asimismo, ciertas partidas de compensación que el Banco de México anota en el rubro global de reservas, porque dan origen a una variación en las mismas, pero sin que se relacionen con operaciones de la cuenta corriente o la cuenta de capital. Un ejemplo de una situación que requiere del uso de tales cuentas es un aumento del valor en dólares de las reservas de francos suizos en poder del banco, en el caso de que esta moneda se revaluara frente al dólar. Por un lado se registraría el aumento en las reservas, en el debe, con signo negativo, y en una cuenta de compensación, llamada ajustes por valoración, se haría una anotación en el haber, con signo positivo (véase la transacción 10, sección IV.1). Los registros en la cuenta de compensación pueden ir, de manera general, ya sea en el debe o en el haber, dependiendo de si hubo una disminución o un aumento en el valor de las reservas. A todos estos registros, sin embargo, el Banco de México, por convención, les cambia el signo que les correspondería de acuerdo con los principios contables.

El cuadro 9 ejemplifica la manera en que se harían los registros en el rubro de reservas de acuerdo con tales principios.

cuadro 9
Variación de reservas y contrapartidas
  Debe (-) Haber (+)
Variación de reservas
Aumento de reservas
Disminución de reservas  
Contrapartidas de variación de reservas
Ajustes por valoración
Oro y plata monetarios
Asignación de deg

En el cuadro 10 se presenta un resumen global de los principios de registro de las transacciones de la balanza de pagos.

cuadro 10
Resumen global de los principios de registro de las transacciones de la balanza de pagos
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente
  Exportación de mercancías  
  Importación de mercancías  
  Exportación de servicios
    No factoriales  
    Factoriales  
  Importación de servicios
    No factoriales  
    Factoriales  
  Transferencias recibidas  
  Transferencias otorgadas  
Cuenta de capital
  Aumentos de pasivos
    Largo plazo  
    Corto plazo  
  Disminuciones de pasivos
    Largo plazo  
    Corto plazo  
  Aumentos de activos
    Largo plazo  
    Corto plazo  
  Disminuciones de activos
    Largo plazo  
    Corto plazo  
Variación de reservas
  Aumentos  
  Disminuciones  
Contrapartidas de variación de reservas
  Ajustes por valoración
  Oro y plata monetarios
  Asignación de deg

IV. Ejemplos de registro de las transacciones de la balanza de pagos

Las transacciones que se presentan a continuación se registran desde el punto de vista de un país imaginario llamado Tortilandia, cuyos residentes las realizan con los residentes de otros países también imaginarios. Cada transacción da lugar a un registro por partida doble, al menos un asiento en el debe y al menos otro en el haber, los que se realizan bajo rubros amplios. Esto se hace así, de manera particular, en el caso de las operaciones que afectan a la cuenta de capital.

Los registros se realizan de acuerdo con los principios contables, las bases metodológicas establecidas en el Manual del fmi y los desgloses particulares de cuentas presentados por Banco de México en las balanzas de los cuadros 1 al 3a y b. Suponen implícitamente que se posée información completa de cada transacción individual.

1. El registro de las transacciones

Transacción 1. Se exportan mercancías de índole diversa por valor de 2 350 millones de unidades monetarias del exterior (ume). Las divisas se venden al banco central de Tortilandia.

Explicación. La exportación de mercancías proporciona divisas y se registra por ello en el haber del rubro correspondiente. El aumento de las mismas en poder del banco central se asienta en el debe de la variación de reservas. Esto se presenta en el cuadro 11.1.

cuadro 11.1
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente
Exportación de mercancías

 

2 350

Cuenta de capital
Variación de reservas
Aumentos

2 350

 

Esta transacción da lugar a una situación en la que las exportaciones “financian” la acumulación de divisas por el banco central.

Transacción 2. Personas físicas residentes de Tortilandia depositan a la vista 60 millones de unidades monetarias extranjeras (ume) en bancos de Orolandia; adquirieron las divisas del banco central de su país.

Explicación. El banco central de Tortilandia experimenta una disminución en sus reservas por el monto de las divisas vendidas a las personas físicas; los activos a corto plazo de estas personas residentes del país, frente a residentes del exterior (los bancos comerciales), aumentan en la misma magnitud. Se registra el cambio de tenedor interno de un activo internacional, sin que se registre el cambio de acreedor externo (ahora el banco comercial en vez del banco central del otro país). La transacción se registra en el cuadro 11.2.

Esta transacción puede interpretarse como una “fuga” de capitales financiada por una disminución en la reserva de divisas del banco central. Desde cierta perspectiva hubiese sido igual si tales residentes sencillamente guardaran las divisas en sus casas debajo del colchón, porque esas divisas serían un pasivo de una institución bancaria extranjera y, como quiera que fuera, ya no estarían en poder del banco central de Tortilandia para ser utilizadas en sostener el tipo de cambio. Ahora bien, en el caso del depósito en un banco comercial del exterior es posible que el banco central de Tortilandia obtenga la información correspondiente y aparezca como tal en la balanza estadística; en el caso de que las divisas sean guardadas en casa, el banco central probablemente no obtendría la información y la contrapartida de la variación de reservas aparecería en el rubro de errores y omisiones en la balanza estadística.

cuadro 11.2
 

Debe (-)

Haber (+)

Cuenta corriente

 

 

Cuenta de capital

 

 

Aumentos de activos

 

 

Corto plazo

60

 

Variación de reservas

 

 

Disminuciones

 

60

Transacción 3. Una empresa de Tortilandia coloca bonos a cinco años plazo, en el mercado internacional de capitales, por valor de 2 mil millones de ume. La mitad de esa cifra se utiliza para cubrir importaciones de bienes de capital. El resto se utilizará para financiar gastos de inversión en bienes y servicios del país. Las divisas se venden al banco central.

Explicación. La importación por mil millones de ume se registra en el rubro correspondiente en el debe. La adquisición de pasivos por un residente frente a residentes del exterior, por 2 mil millones, en el haber de aumento de pasivos a largo plazo. El aumento de reservas en el debe de la cuenta correspondiente. Todo ello se registra en el cuadro 11.3.

cuadro 11.3
 

Debe (-)

Haber (+)

Cuenta corriente
Importación de mercancías

1 000

 

Cuenta de capital
Aumentos de pasivos
Largo plazo

 

2 000

Variación de reservas
Aumentos

1 000

 

Nótese que esta transacción puede interpretarse como una en la cual la entrada de capital de largo plazo financia tanto las importaciones de bienes como un aumento en las reservas del banco central.

Transacción 4. Turistas del exterior gastan 1 200 millones de ume en artesanías, hoteles y restaurantes del país. En éste, como en otros casos, se supondrá que las divisas son vendidas al banco central.

Explicación. El gasto de los turistas del exterior, que proporciona divisas, se registra en el haber de exportación de servicios no factoriales. El aumento en las reservas de divisas del banco central, en el debe de la cuenta correspondiente. El registro se realiza en el cuadro 11.4.

cuadro 11.4
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente    
Exportación de servicios    
No factoriales    
Viajes   1 200
Cuenta de capital    
Variación de reservas    
Aumentos 1 200  

Esta puede interpretarse como una transacción en la que la exportación de servicios turísticos financia la acumulación de reservas por el banco central.

Transacción 5. Empresas maquiladoras importan bienes intermedios por 1 700 millones de ume, mismos que son reexportados en una etapa más avanzada de elaboración por valor de 2 800 millones.

Explicación. Tal como lo sugiere la transacción, se realizaría un registro en el debe de importación de mercancías por valor de 1 700 millones de ume, otro en el haber de exportación de mercancías por valor de 2 800, y un tercero, por la diferencia, en el debe de variación de reservas. El valor de la exportación neta conduce a un aumento de reservas en poder del banco central. Esta es la manera en que se registra en el cuadro 11.5a y esa es la manera en que lo registraría en la actualidad el Banco de México.

cuadro 11.5a
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Exportación de mercancías

 

2 800

Importación de mercancías

1 700

 

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Aumentos

1 100

 

Hasta fecha reciente, sin embargo, como es evidente en la primera de las balanzas desglosadas, en el cuadro 3, el Banco de México sólo hubiese registrado el valor de la exportación neta (valor agregado interno) como servicios por transformación, y como contrapartida el aumento de divisas del banco central. Esta manera de realizar el registro se presenta en el cuadro 11.5b.

cuadro 11.5b
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Exportación de servicios

 

 

No factoriales

 

 

Servicios por transformación

 

1 100

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Aumentos

1 100

 

Transacción 6. Ciudadanos de Tortilandia residentes en Orolandia hacen un donativo a sus parientes, con residencia en el primero de los dos países, consistente en bienes por valor de 130 millones de ume y saldos líquidos por 1 070 millones. Estos saldos se venden al banco central.

Explicación. Los bienes pasan por aduanas, hacia el interior, y se registran en consecuencia como importación de mercancías, en el debe; pero no hay un pago a cambio, pues se trata de una donación o transferencia. La contrapartida es un registro en el haber, en transferencias recibidas, por el mismo valor de la importación, con lo que se mantiene el registro por partida doble. Esta parte de la transacción justifica el señalamiento de que en la balanza de pagos a veces se realizan registros que no implican pago alguno.

Hay también un ingreso de divisas que al final de cuentas aumenta la reserva del banco central. Pero ésta no es producto de una exportación ni de la adquisición de una deuda frente a residentes del exterior, pues también se trata de una transferencia a cambio de nada. La contrapartida es un registro en el haber, en transferencias recibidas, por el mismo valor del aumento de la reserva. Las dos partes de la transacción conducirían a un registro como el que sigue:

cuadro 11.6
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Importación de mercancías

130

 

Transferencias recibidas

 

1 200

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Aumentos

1 070

 

Transacción 7. El gobierno de Tortilandia paga intereses al exterior de la deuda pública externa por 1 700 millones de ume.

Explicación. Este es un pago al factor capital, que se obtuvo mediante endeudamiento público externo, por lo cual se realiza un registro en el debe de servicios factoriales, el cual se compensa con otro en el haber de reservas, por la disminución que experimentan éstas (véase cuadro 11.7).

Ésta se puede interpretar como una transacción en la que el pago al exterior de los servicios factoriales se financia mediante una disminución de la reserva de divisas del banco central.

Transacción 8. Inversionistas de Orolandia compran en Tortilandia: i) empresas ya establecidas por 400 millones de ume, con lo cual obtienen el 100% de la propiedad de las mismas; ii) acciones en el mercado secundario por 200 millones de ume, lo cual no les da una participación controladora en ninguna de las empresas implicadas; iii) certificados de tesorería del gobierno a 28 y 91 días, por 500 millones de ume.

cuadro 11.7
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Importación de servicios

 

 

Factoriales

 

Intereses

1700

 

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Disminuciones

 

1 700

Explicación. Las tres operaciones dan lugar a entradas de capital, por medio de las cuales ciertos residentes del país (las empresas implicadas y el gobierno) adquieren pasivos frente a residentes del exterior (los inversionistas). La primera y la segunda partes de la operación corresponden a movimientos de capital real o nominalmente a largo plazo; la tercera, a movimientos de capital a corto plazo. La primera operación constituye lo que se llama inversión extranjera directa (ied), pues los inversionistas adquieren una participación controladora. La segunda y la tercera constituyen inversión extranjera de cartera (o indirecta) en dos modalidades distintas, una accionaria y a largo plazo y otra de renta fija y a corto plazo.

Las operaciones requieren tres asientos en el haber, bajo diferentes rubros, para registrar el aumento de los pasivos de residentes del país frente a residentes del exterior, y un asiento en el debe de reservas, para registrar el aumento que experimentan éstas. El registro se presenta en el cuadro 11.8.

Nótese que el desglose en este registro es similar al presentado en la balanza de pagos del cuadro 1. Hay una diferencia con este último relacionada con la distinción que aquí se presenta entre capital de largo y de corto plazo. En este caso, entradas diversas de capital financian un aumento de la reserva de divisas del banco central.

cuadro 11.8
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Cuenta de capital

 

Aumento de pasivos

 

 

Largo plazo

 

 

IED

400

 

IE de cartera

 

Mercado accionario

 

200

Corto plazo

 

 

Valores moneda nacional

 

 

Sector público

 

500

Variación de reservas

 

 

Aumentos

1100

 

Transacción 9. El banco central de Tortilandia compra oro a mineros de su país, por valor de 150 millones de ume.

Explicación. Esta transacción, aunque es entre residentes de la misma Tortilandia, requiere un registro en la balanza de pagos para dar cuenta de la variación en la reserva de oro y divisas del banco central, que son activos internacionales cuyo poder de compra en el exterior puede llegar a ser ejercido por residentes de Tortilandia.

El aumento del valor de las reservas requiere un asiento en el debe de reservas, al cual debe corresponder, como contrapartida, un asiento en el haber, en la cuenta de compensación llamada oro y plata monetarios. El registro se presenta en el cuadro 11.9.

cuadro 11.9
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Aumentos

150

 

Contrapartidas de variación de reservas

 

 

Oro y plata monetarios

150

Nótese que en el cambio de la reserva no está implicada ninguna de las cuentas que se agrupan en la balanza de cuenta corriente o en la de capital.

Transacción 10. Los francos en poder del banco central de Tortilandia, que constituyen parte de la reserva de divisas de éste, pierden valor por 75 millones de ume, como resultado de la devaluación de la primera moneda.

Explicación. En este caso no hay ninguna transacción, pero el hecho requiere un registro en la balanza de pagos, para dar cuenta de la variación en el valor en ume de la reserva de oro y divisas del banco central. Nuevamente, no está implicada ninguna de las cuentas que se agrupan en la balanza de cuenta corriente o en la de capital.

La disminución del valor en ume de las divisas pide un asiento en el haber de reservas, al cual debe corresponder, como contrapartida, un asiento en el debe de la cuenta de compensación llamada ajustes por valoración. El registro se realiza en el cuadro 11.10.

cuadro 11.10
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Cuenta de capital

 

 

Variación de reservas

 

 

Disminuciones

75

Contrapartidas de variación de reservas

 

 

Ajustes por valoración

75

Transacción 11. Empresas privadas de inversión extranjera total, residentes en Tortilandia, obtuvieron utilidades por 1 200 millones de ume, de las cuales remitieron al exterior 850 millones por concepto de dividendos y reinvirtieron 350 millones en la ampliación de sus plantas en ese país.

Explicación. Las utilidades de estas empresas constituyen una retribución al factor capital del exterior, obtenido mediante inversión extranjera directa, que debe registrarse en el debe de servicios factoriales en la cuenta corriente por dar lugar, en principio, a una salidad de divisas. Ahora bien, la parte de las utilidades que se reinvierte no sale del país, sino que conduce a un aumento en los pasivos de residentes (las empresas) frente a residentes del exterior (los dueños o accionistas de las mismas). Por esta razón, el registro de la transacción se haría de la siguiente manera:

Dos asientos en el debe de servicios factoriales, uno en utilidades remitidas y otro en utilidades reinvertidas. Asimismo dos asientos en el haber, uno en capital a largo plazo, inversión extranjera directa, utilidades reinvertidas, para dar cuenta del aumento de pasivos, y otro en reservas, para dar cuenta de la disminución que experimentan éstas. Al hacer este registro se está siguiendo el tipo de desglose presentado por el Banco de México en la balanza de pagos de los cuadros 3a y b. El registro se presenta en el cuadro 11.11.

cuadro 11.11
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Importación de servicios

 

Factoriales

 

 

Utilidades remitidas

850

 

Utilidades reinvertidas

350

 

Cuenta de capital

 

Aumento de pasivos

 

Largo plazo

 

 

IED

 

 

Utilidades reinvertidas

 

350

Variación de reservas

 

 

Disminuciones

850

Esta transacción se puede interpretar como un pago al exterior de servicios factoriales por 1 200 millones de ume, el que se financia con una reducción de reservas por 850 millones y un aumento de pasivos de largo plazo frente al exterior de 350 millones.

Transacción 12. Personas físicas residentes en Tortilandia compran divisas por valor de 15 millones de ume del banco central de ese país, las que retienen en su posesión directa.

Explicación. Esta transacción entre residentes de Tortilandia requiere de un registro en la balanza de pagos, para dar cuenta de la reducción del monto de divisas en poder del banco central. Aunque el monto neto de los activos de todos los residentes frente a residentes del exterior no ha variado, sí se modificó su distribución entre los residentes del país, y con ello la capacidad de toma de decisiones de éstos en relación con dichos activos. Ahora, por ejemplo, el banco central ya no puede utilizar esos 15 millones de ume para el sostenimiento del tipo de cambio.

El registro de la transacción se realiza mediante dos asientos. Según el supuesto de que se tiene información completa de cada transacción individual, uno va en el debe de movimientos de capital, activos de corto plazo de residentes, y otro en el haber de reservas del banco central, para dar cuenta de la disminución de éstas. En esencia, se registraría el cambio de sector acreedor interno respecto de un pasivo de un residente del exterior (el banco central de otro país). Véase cuadro 11.12.

cuadro 11.12
  Debe (-) Haber (+)
Cuenta corriente

 

 

Cuenta de capital

 

Aumento de activos

 

 

Corto plazo

15

 

Variación de reservas

 

Disminuciones

15

En los hechos es probable que el banco central no obtenga información de lo que sucede con estas divisas y por tanto el registro en el debe aparecería en el rubro de errores y omisiones en una balanza estadística. Tómese nota de la similitud de esta transacción con la 2, ya registrada. En ambos casos, la compra de divisas al banco central podría interpretarse como “fuga” de capitales.

2. Comentario general de las transacciones

Al realizar el registro de las transacciones anteriores se ha supuesto que no existe un mercado de divisas y que si las requieren o aportan van contra la reserva del banco central. En la práctica, sin embargo, las casas de cambio, los bancos y las operaciones al mayoreo en la bolsa, constituyen un sistema que realiza funciones de compensación entre las operaciones que requieren y las que aportan divisas, de tal manera que sólo las diferencias no compensadas repercuten en la reserva del banco central. Sin embargo, la modalidad de registro adoptada no afecta el resultado neto de todas las transacciones realizadas respecto a variación de dicha reserva .

Estas transacciones hipotéticas, y las complementarias que se presentan en el apéndice A, para que el lector se ejercite en el registro de ellas, son la base para la construcción de la balanza de pagos del cuadro 12. Ésta también tiene formato contable, pero no registra estadísticas sino datos imaginarios. No es, por tanto, una balanza de pagos estadística. Como es un registro ideal, derivado de transacciones que se conocen plenamente, no incluye un renglón de errores y omisiones.

Al realizar el registro de las transacciones anteriores, se ha supuesto de manera implícita que se posée conocimiento perfecto de todas y cada una de ellas. En la práctica, desde luego, la situación es distinta. Los encargados de recopilar los datos de una balanza de pagos estadística desconocen la mayoría de las transacciones individuales, y tienen que recurrir por ello a diversos sistemas de medición y cálculo, incluyendo encuestas por muestreo. Para imaginar la magnitud del problema de cálculo, baste señalar que el cruce de mexicanos y estadunidenses, a uno y otro lado de la frontera entre México y Estados Unidos, da por resultado varios millones de transacciones al año. Estas se desconocen en lo individual, y de ellas sólo se tiene información agregada e indirecta, por medio de los movimientos de divisas en las casas de cambio y los bancos de ambos lados de la frontera, e información directa sólo por sistemas de muestreo. Estas transacciones se registran como viajeros fronterizos en las balanzas de pagos de México (cuadros 2 y 3a y b).

El resultado final de los diversos cálculos señalados son balanzas de pagos estadísticas necesariamente imperfectas, aun cuando sean muy aproximadas y confiables. Ello explica que en la balanza de pagos usual aparezca un renglón de errores y omisiones, el cual permite que la balanza de pagos sea congruente desde el punto de vista de la partida doble, que sin embargo no aparecería en un registro contable ideal.

cuadro 12
Tortilandia. Balanzas hipotéticas parciales de categorías homogéneas de cuentasa

I. Cuenta corriente

-3 069

1. Mercancías

-1 950

2. Servicios no factoriales

330

3. Servicios factoriales

-2 649

4. Transferencias

1 200

II. Cuenta de capital

2 807

1. Largo plazo

2 182

2. Corto plazo

625

III. Variación de las reservas del Banco de México

107

IV. Balanza de cuentas de compensación

155

1. Oro y plata

150

2. Ajustes por valoración

-75

3. Asignación de deg

80

a Estas balanzas resultan de las transacciones 1 a la 12 del texto principal y las 13 a 24 del apéndice A.
V. Las balanzas parciales de carácter analítico

Como es evidente para el lector, particularmente a partir de las balanzas de los cuadros 5 y 6, la balanza de pagos total siempre está equilibrada, en el sentido de que la suma algebraica de todos sus asientos de debe (con signo negativo) y de sus asientos de haber (con signo positivo) es igual a cero. Tal resultado es consecuencia necesaria de los registros por partida doble.

Es posible, sin embargo, construir una variedad de balanzas parciales con propósitos analíticos diversos. Para ello puede resultar útil la información de balanzas de pagos como las de los cuadros 1 al 3, también los desgloses del comercio de bienes presentados en el cuadro 4, así como desgloses de otros rubros, no presentados en este artículo pero sí contenidos en la publicación mensual Indicadores económicos, del Banco de México.

Hay quienes, por ejemplo, construyen y utilizan balanzas del sector agropecuario, o de la subrama automotriz, o de la actividad turística u otras por el estilo. En otros casos se calculan balanzas de bienes por países. Las mismas balanzas parciales de categorías homogéneas de cuentas, del cuadro 5, pueden ser utilizadas con propósitos de análisis y convertirse, por ello, en balanzas parciales de carácter analítico.

En este artículo no se podrían tratar todas las posibilidades al respecto. Sólo se examinarán de manera breve las balanzas parciales de carácter analítico que interesan: i) por su vinculación con las cuentas nacionales de producción e ingreso; ii) por su vinculación con las cuentas del sector monetario-financiero, y iii) por su utilidad en la interpretación del estado global de las transacciones y los pagos con el exterior. Los dos primeros grupos se tratan en esta sección; el tercero en la sección VI.

1. Balanzas parciales vinculadas a las cuentas nacionales de producción e ingreso

Están dadas por diversas agrupaciones de las balanzas de categorías homogéneas de cuentas incluidas en la balanza de cuenta corriente, las que se integran en las identidades de diversos conceptos de producto bruto correspondientes a una economía abierta.

Es la suma de las balanzas comercial y de servicios no factoriales. Se utiliza en el cálculo del pib:

PIB = Cp + Ibp + G + Xnf - Mnf,

= C + Ib + Xnf - Mnf

= GIB + Bnf,

donde:

Cp = consumo privado
Ibp = inversión bruta privada
G = gasto del gobierno en consumo e inversión bruta
Cg = consumo gubernamental
Ibg = inversión bruta gubernamental
C = consumo total (privado y gubernamental)
Ib = inversión bruta total (privada y gubernamental)
Xnf = exportaciones de bienes y servicios no factoriales
Mnf = importaciones de bienes y servicios no factoriales
Bnf = balanza de bienes y servicios no factoriales
GIB = gasto interno bruto
G = Cg + Ibg
C = Cp + Cg
Ib = Ibp + Ibg, y
GIB = Cp + Ibp + G = C + Ib.

Es la suma de las balanzas comercial, de servicios no factoriales y de servicios factoriales. Se utiliza en el cálculo del pnb:

pnb = Cp + Ibp + G + X - M

= C + Ib + X - M

= GIB + Bbs,

donde:

X = exportaciones de bienes y servicios totales
M = importaciones de bienes y servicios totales, y
Bbs = balanza de bienes y servicios totales.

Se utiliza en el cálculo del producto nacional bruto disponible (pnbd), un concepto de producto nacional disponible calculado de manera bruta cuyo uso he propuesto en otro lugar (Morales Castañeda, 1986).

pnbd = C v + Ib v + G + X - M + Tri

= C + Ib + X - M + Tri

= GIB + Bcte,

donde:

Tri = transferencias internacionales, y
Bcte = balanza de cuenta corriente.

Un concepto similar, calculado de manera neta, es el ingreso nacional disponible (ind), propuesto por las Naciones Unidas (1970).

ind = Cp + Inp + Cg + Ing + X - M + Tri

= C + In + X - M + Tri

= GIN + Bcte

donde:

Inp = inversión privada neta
Ing = inversión gubernamental neta
In = inversión neta total
GIN = gasto interno neto, y
GIN = C + In.

En la medida en que las identidades del producto bruto sean utilizadas en modelos de determinación del ingreso, las balanzas parciales señaladas serán útiles, asimismo, para el análisis de la determinación del ingreso.

2. Balanzas parciales vinculadas a las cuentas nacionales del sector monetario-financiero

La balanza de pagos también guarda relación con el sector monetario-financiero de la economía. Al respecto, los registros desglosados de la cuenta de capital pueden ser importantes para el análisis de los flujos financieros sectoriales, lo que es posible mediante un estado de origen y aplicación de recursos a escala macro.

Aquí sólo se asentarán, sin embargo, dos proposiciones generales relativas a puntos que pueden dar lugar a algunas confusiones. Uno es el relativo a la aportación de ahorro externo; el otro tiene que ver con el efecto monetario de los resultados de la balanza de pagos.

a) La aportación de ahorro externo

La aportación de ahorro externo (crediticio, vía valores y vía inversión extranjera directa), aunque está influido por el comportamiento de la cuenta de capital, no es en general igual al saldo de esta balanza sino al de la cuenta corriente, con signo cambiado.

Para el efecto, conviene partir de la identidad del producto bruto disponible, por el lado del origen:

PNBD = C + Ib + Bcte      (1)

y por el lado de la asignación:

PNBD = C + Aht + D      (2)

y de las definiciones siguientes:

Aht = ahorro interno total neto (público y privado), y
D = depreciación.

Partiendo de (1) y (2) se obtiene lo siguiente:

C + Aht + D = C + Ib + Bcte,

y anulando el consumo en ambos lados de la ecuación y pasando del término de la derecha al de la izquierda, la expresión de la balanza de cuenta corriente:

Ib = Aht + D - Bcte.

La última expresión nos dice que la inversión bruta (privada y pública) se financia con el ahorro interno total neto, más la depreciación, más el equivalente del saldo de la balanza de cuenta corriente, pero cambiada de signo. Si hay un déficit en la balanza de cuenta corriente, hay una aportación positiva de ahorro externo al financiamiento de la inversión interna. Siempre que Bcte < 0, se afirma que hay una inversión externa en el país, o desinversión del país en el exterior. Si Bcte > 0, que hay una inversión del país en el exterior.

De lo visto hasta ahora, y de manera directa a partir de las balanzas resumidas del cuadro 6, es posible establecer que:

Bcte + Bcap + VR = 0,      (3)

donde:

Bcap = balanza de capital neta de errores y omisiones, y
VR = variación de las reservas, neta de la debida a las cuentas de contrapartida. A partir de (3), se obtiene:

-Bcte = Bcap + VR

Sustituyendo la última expresión en (2),

Ib = Aht + D + Bcap + VR      (4)

Si la balanza de capital tiene signo positivo y la variación de reservas es igual a cero, la aportación de ahorro externo será igual al saldo de la cuenta de capital e igual al saldo de la cuenta corriente con signo cambiado. Si se acumulan reservas (VR < 0), una parte del saldo positivo de la cuenta de capital se anula en consecuencia, porque se utiliza para financiar el aumento de reservas, de tal manera que sólo la parte del saldo de la cuenta de capital igual en valor absoluto al de la balanza de cuenta corriente se constituye en una aportación de ahorro externo que financia la inversión interna. Si se desacumulan reservas (VR > 0), la aportación de ahorro externo al financiamiento de la inversión interna, dado por el saldo positivo de la cuenta de capital, se refuerza con una desacumulación de activos internacionales por parte del banco central.

b) El efecto monetario9

El saldo de la balanza global, igual a la variación de reservas con signo contrario, como se confirma en el cuadro 6, tiene un efecto monetario potencial. Supongamos que hay un saldo positivo en la balanza global, y que VR < 0 en consecuencia, de tal manera que se acumulan reservas por la misma magnitud. La base monetaria se expande en principio (al comprar divisas el banco central las paga con moneda nacional), y con ella la oferta monetaria total. Supondremos, para propósitos de análisis, que tanto el saldo positivo de la balanza global se debe completamente a un saldo positivo en la cuenta de capital (entrada neta de capital) como que el banco central responde a esto de dos maneras extremas.

En la primera, el banco central esteriliza el efecto monetario de la acumulación de divisas mediante la venta de deuda pública interna, en operaciones de mercado abierto, por un monto igual al valor en moneda nacional del incremento de divisas. De esa manera retira la liquidez creada mediante la compra de las divisas y el efecto monetario inicial se nulifica. Con tal acción el banco central disminuye su crédito primario interno y no sólo se esteriliza el efecto monetario, sino que se anula el financiamiento disfrutado por los sectores internos de la economía (público y privado) mediante la entrada inicial de capital. Esta situación se presenta en el cuadro 12.1 que proporciona los cambios en el balance del banco central.

cuadro 12.1
Balance 1 del banco central
Incremento de reservas 750 Incremento en
la base monetaria
750
Disminución deuda
gobierno (Crédito
primario interno)
750 Decremento en la
base monetaria
750

En la segunda, el banco central no esteriliza el efecto monetario inicial de la acumulación de divisas, porque lo considera compatible con sus metas de expansión monetaria y de inflación. En este caso sencillamente permite que el crédito primario interno crezca menos de lo que planeaba, en un monto igual al valor en moneda nacional de la acumulación de divisas en la reserva. De manera que no se esteriliza el efecto monetario ni se anula propiamente el efecto de financiamiento de la entrada de capital, pero este último queda compensado por una expansión menor que la inicialmente considerada, de igual magnitud, en el crédito primario interno del banco central. De manera implícita también se anula el efecto de financiamiento de la entrada de capital. Esto se presenta en el cuadro 12.2 que da los cambios en el balance del banco central.

cuadro 12.2
Balance 2 del banco central
Incremento de reservas 750 Incremento en
la base monetaria
750

VI. Equilibrio y desequilibrio en la balanza de pagos

A algunos les gustaría poder juzgar el estado global de las relaciones económicas de un país con el exterior por medio de una sola cifra de déficit o superávit en la balanza de pagos. De esa manera intentarían saber si hay balance aproximado (equilibrio) o desbalance (desequilibrio) en los pagos internacionales, y si la situación es conveniente o inconveniente desde una cierta perspectiva.

En los hechos es posible calcular, sin embargo, una diversidad de balanzas parciales que usualmente mostrarán déficit o superávit, de manera tal que el resultado pueda parecernos en principio un tanto contradictorio. Aun cuando no todas las balanzas parciales que es posible calcular tienen el mismo significado ni la misma importancia, varias de ellas pueden llegar a pretender, con igual legitimidad, poseer algún significado analítico desde el punto de vista de la situación de la balanza de pagos en su conjunto.

Lo que con frecuencia pretende juzgarse mediante un resultado único de la balanza de pagos suelen ser dos asuntos distintos, aunque relacionados entre sí. Por una parte la conveniencia, desde el punto de vista de una economía nacional, de los flujos que registra la balanza de pagos en un periodo dado. Por otra parte, la sostenibilidad misma de dichos flujos, y vinculado a ello, el asunto de la sostenibilidad del tipo de cambio. El déficit o superávit acentuado en algunas balanzas parciales puede contribuir y, a veces hace inevitable, la modificación (depreciación o apreciación) del tipo de cambio, lo que a su vez hace variar los flujos de la balanza de cuenta corriente y, posiblemente, los correspondientes a la cuenta de capital.

Las balanzas parciales más importantes para un país que no es centro financiero (un país que no es banquero, como a veces dicen los tratadistas del tema), pero que tiene acceso al capital del exterior, son la de cuenta corriente y la balanza global, ambas presentadas en las balanzas resumidas del cuadro 6. Para determinar si existe o no un desequilibrio externo, así como el signo y la importancia del mismo, suele resultar insuficiente acudir a la cifra de una sola balanza parcial, e incluso a las cifras de las dos balanzas parciales señaladas. Es usual que el análisis requiera no sólo del examen más o menos detallado de diversos aspectos de la balanza de pagos, sino también del comportamiento de otros aspectos de la economía.

La balanza de cuenta corriente es una balanza parcial con significados analíticos variados. Un superávit en ella puede ser conveniente desde el punto de vista de la generación de demanda agregada dirigida a la producción interna de un país. Un déficit, a su vez, puede ser conveniente si, al estar compensado con un saldo positivo en la cuenta de capital, permite la aportación de ahorro externo para el financiamiento de la inversión y el crecimiento económico de un país en desarrollo, sin poner en riesgo la reserva de divisas ni la sostenibilidad del tipo de cambio. La conveniencia de uno u otro no puede ser ajena a la situación particular de un país ni a los objetivos de política que persigan sus dirigentes económicos.

Respecto de la sostenibilidad de los flujos de la balanza de pagos y del tipo de cambio en los plazos corto y mediano, e incluso para ciertos plazos largos, el significado de la balanza de cuenta corriente es menos definido. Cuando un país no tiene acceso al capital externo vía endeudamiento, como ocurría en México en las décadas de los años cuarenta y cincuenta, y como volvió a suceder de 1983 a 1986, el resultado de la cuenta corriente es importante para la sostenibilidad del tipo de cambio a corto plazo, pues se refleja de manera directa en la variación de reservas. Un déficit de la cuenta corriente en tales condiciones, si es de magnitud considerable y si el acervo de reservas del banco central es reducido, puede conducir rápidamente a una depreciación monetaria y a la modificación de los flujos de la balanza de pagos. Esto es lo que de hecho ocurrió en México en 1954.

Cuando tiene acceso al capital externo y es posible inducir entradas de capital, además de que el ritmo anual y el endeudamiento previo es reducido, un país puede incurrir en déficit de balanza de cuenta corriente durante periodos prolongados, sin perder reservas y sin depreciar su moneda, como ocurrió en México de 1955 a 1972. Sin embargo, el déficit de cuenta corriente, ya sea porque se ha mantenido durante muchos años o porque ha sido de gran magnitud y ha determinado ritmos de endeudamiento rápido que conducen a un nivel elevado del mismo, puede terminar por secar las fuentes externas de capital y conducir finalmente a pérdida de reservas y depreciación de la moneda. Esto ocurrió en México de 1973 a 1976, de 1979 a 1982 y, más recientemente, de 1992 a 1994.

La que aquí denominamos balanza global de pagos, que también es de carácter parcial, resulta de la suma de las balanzas de cuenta corriente y de cuenta de capital y tiene significado analítico para la sostenibilidad del tipo de cambio en los plazos cortos. Un déficit en la balanza global significa pérdida de reservas de manera inmediata, así como disminución de la capacidad del banco central para sostener el tipo de cambio, la que será más fuerte cuanto más rápido sea el ritmo de pérdida de reservas.

Una balanza global de pagos deficitaria puede ser sólo un fenómeno temporal, desde luego, de manera particular cuando los agentes económicos de un país tienen capacidad de endeudamiento con el exterior a tasas de interés aceptables. Esto quedará en función de la magnitud de los pasivos previamente acumulados frente a residentes del exterior. Por otra parte, los déficit de la balanza global serán menos indicadores de la inevitabilidad de una depreciación a corto plazo cuanto mayor sea el acervo de la reserva de divisas del banco central.

El asunto de la sostenibilidad del tipo de cambio, en presencia de déficit de la balanza de cuenta corriente, estará en función de la capacidad para atraer capital del exterior, ya sea vía endeudamiento, vía inversión extranjera directa o vía inversión de cartera. Bajos niveles de endeudamiento previo y bajos ritmos de endeudamiento adicional resultan favorables para ese propósito. Pero no debe perderse de vista que aun en situaciones de gran endeudamiento previo y alto ritmo de endeudamiento, puede ser posible la atracción de capitales adicionales del exterior. Sin embargo, en tales circunstancias el cambio de expectativas de los agentes económicos, que haga que se sequen las fuentes de capital externo e incluso se reviertan las corrientes de capital si los mismos se han invertido en instrumentos de deuda local de corto plazo, puede darse de manera súbita y con consecuencias negativas y dolorosas para la economía y para muchos de los agentes que laboran al interior de la misma. La experiencia de México a finales de 1994 y durante 1995 es un ejemplo de esa circunstancia.

Conclusiones

Al examinar las relaciones económicas de los residentes de un país con los residentes del exterior, es necesario el uso y el análisis de los datos de la balanza de pagos. Diversos asuntos requieren un estudio a detalle de la misma, para lo que son útiles las balanzas de pagos desglosadas que suele presentar el Banco de México. Otros sólo requieren del examen de balanzas agregadas que aquí han sido llamadas balanzas resumidas.

El uso de las balanzas parciales de carácter analítico incluidas en las balanzas resumidas es indispensable para el examen del equilibrio (balance) o desequilibrio (desbalance) en los pagos internacionales. Sin embargo, no es posible obtener conclusiones claras respecto de la conveniencia de los flujos que registra la balanza de pagos, o respecto a la sostenibilidad del tipo de cambio, recurriendo a una sola cifra de la balanza de pagos. Tal propósito puede requerir no sólo el estudio de diversos aspectos de dicha balanza sino el examen de otras variables de la economía.

Junio de 1996

Apéndice A

Con el propósito de precisar su comprensión de las transacciones que incluye la balanza de pagos, así como de la estructura contable de ésta, el lector puede registrar las transacciones hipotéticas siguientes. Para el efecto, utilícense los renglones pertinentes del cuadro 10, al igual que se hizo en la sección IV. El lector puede utilizar desgloses adicionales de las cuentas con base en las balanzas de los cuadros 1 al 3. De las transacciones de la sección IV y de las incluidas en este apéndice surge la balanza hipotética de categorías homogéneas de cuentas del cuadro 12.

13. Un grupo de bancos residentes otorga un préstamo de 40 millones de ume, a 10 años plazo, a empresas del exterior. Éstas giran por el total del crédito con el fin de hacer compras en terceros países.

14. El gobierno de Tortilandia hace un donativo a varios gobiernos del exterior, consistente en maquinaria agrícola por valor de 150 millones de ume.

15. Residentes temerosos de una devaluación de la moneda local colocan en el exterior 800 millones de ume que adquieren del banco central. Del total, 400 millones los invierten en bienes inmobiliarios, 200 en acciones de una variedad de grandes corporaciones extranjeras y 200 los depositan a la vista en bancos de Orolandia.

16. El banco central, a nombre del gobierno, recibe una asignación de derechos especiales de giro (deg) por valor de 80 millones de ume.

17. Se realizan importaciones por valor de 500 millones de ume, precio cif, de los que 45 millones corresponden a seguros y fletes. Del total, 300 millones se pagan en ume, cantidad en que disminuyen las divisas del banco central. El resto fue pagado con el equivalente en moneda nacional; los exportadores extranjeros depositan esos saldos a la vista en bancos del interior.

18. Una empresa de Tortilandia realiza inversiones en Murilandia, con participación controladora, por 140 millones de ume. Su aportación se integra con maquinaria por valor de 60 millones y 80 millones en divisas.

19. Empresas residentes de control extranjero directo obtuvieron utilidades de 60 millones de ume, de los cuales repartieron 30 en dividendos y reinvirtieron el resto. La participación foránea en el capital es de 40 por ciento.

20. Se importan bienes de capital por valor de 2 475 millones de ume. Se reducen los depósitos del banco central en bancos comerciales del exterior por una cifra equivalente.

21. Ciudadanos de Tortilandia reciben dividendos del exterior por 135 e intereses por valor de 128 millones de ume. Ingenieros tortilandeses en el exterior obtienen 12 millones de ume al prestar sus servicios en diversos proyectos.

22. El transporte de mercancías de importación lleva a empresas nacionales a pagar a navieras y aseguradores del exterior 350 millones de ume (288 y 62 de manera respectiva).

23. Turistas nacionales gastan 400 millones de ume en el extranjero y pagan 75 millones a líneas aéreas extranjeras, disminuyendo de manera correspondiente los depósitos del banco central en bancos comerciales del exterior.

24. Se realizan importaciones del exterior por valor de 1 550 millones de ume, de los cuales 200 se cubren con créditos comerciales y el resto se paga de inmediato. El banco central ve disminuir sus depósitos en bancos del exterior.

Apéndice B

Cambios en la presentación de las balanzas de pagos del Banco de México

Diversos propósitos analíticos pueden requerir sólo del conocimiento de los rubros principales de la balanza de pagos, tales como los descritos en la sección II. Eso pasa cuando se trata de hacer una interpretación del estado de las transacciones y los pagos de un país con el exterior. Para esos propósitos, los cuadros 5 y 6 proporcionan la información necesaria.

Otros objetivos analíticos más específicos pueden requerir de la información desglosada que se presenta en las balanzas de los cuadros 1 al 3. Pero en relación con ellas se produce una situación paradójica. A pesar de que dan información detallada y rica, tales objetivos pueden verse frustrados en ocasiones por los cambios en los desgloses, los que se han presentado a lo largo del tiempo y se observan en las balanzas de referencia. Algunos de esos cambios son inevitables o convenientes para diversos fines. A veces son parte de un proceso de uniformación de las presentaciones de las balanzas de pagos de diversos países, o de compatibilización de los datos de las balanzas de pagos con los de las cuentas nacionales de producción e ingreso. Ello no obstante, pueden ocasionar dificultades al usuario.

No está disponible al público un Manual de balanza de pagos, ofrecido por el Banco de México, que permita conocer con toda precisión las transacciones registradas en los diversos rubros de la balanza, el que además se fuera actualizando conforme ocurriesen los cambios. Sí existen, sin embargo, pequeñas notas metodológicas publicadas en los Informes anuales de 1983, 1984 y 1990. Pero, para dificultad del usuario, en muchos casos no están disponibles los datos que, a raíz de los cambios en la manera de hacer los registros, permitan elaborar series congruentes a lo largo del tiempo.

El propósito de este apéndice es ofrecer, al lector que trata de usar las balanzas de pagos con propósitos analíticos específicos, un recuento de los principales cambios que se han hecho en la presentación de las balanzas de pagos por parte del Banco de México durante los pasados quince años. El recuento se realiza en parte con base en las notas metodológicas ya señaladas.

I. Cambios de desglose y de clasificación

Estos pueden darse ya sea en la cuenta corriente o en la cuenta de capital. Pueden ser asimismo de los que rompen la congruencia de las series o de los que la mantienen, al menos en términos de un agregado superior. De hecho, los cambios que se presentan en los cuadros 1 al 3 generalmente no afectan la congruencia de los rubros principales: las cuentas corriente y de capital y la variación de reservas. Sí afectan en algunos casos, sin embargo, la elaboración de series de datos desagregados, y por lo tanto el detalle de información que puede extraerse de las balanzas.

1. Cambios en la cuenta corriente

En cualquiera de las balanzas presentadas aparecen los cuatro rubros principales dentro de esta cuenta: mercancías, servicios no factoriales, servicios factoriales y transferencias. Algunos cambios que van de las balanzas de 1987 y 1988 (cuadro 3) a las de 1993 y 1994 (cuadro 1), son debidos a una agregación mayor de los datos en las últimas.

Lo que en las balanzas del cuadro 1 aparece como viajeros (turismo de mexicanos en el exterior o de extranjeros en México), por ejemplo, en las de los cuadros 2 y 3 aparece desagregado en viajeros al interior y viajeros fronterizos, distinción que ha sido común en México por el interés analítico que suscitan las transacciones cotidianas de los residentes del país con los residentes de los Estados Unidos, a lo largo de la frontera norte. El cambio no hace incongruente la serie de viajeros, y si bien se pierde alguna información en las balanzas del cuadro 1, la misma está disponible en otras publicaciones del Banco de México, de manera específica en los Indicadores económicos. Este cambio no afecta ni al rubro de servicios no factoriales ni al de la cuenta corriente.

En las balanzas 1 a la 3 hay otro cambio de desglose, que es simultáneamente un cambio en la manera de registro de las transacciones: el relativo a las maquiladoras. Este asunto fue examinado en la transacción 5 de la sección IV.

Durante muchos años, el Banco de México registró el valor de la exportación neta (valor agregado interno) de las maquiladoras con el rubro de servicios por transformación, dentro del rubro un poco más agregado de servicios no factoriales. El valor de la exportación neta de las maquiladoras tiene un interés analítico propio que justifica la presentación de datos que permitan distinguirlo y calcularlo. Registrarlo como servicios no factoriales tenía algo de paradójico, sin embargo, porque la exportación neta corresponde sobre todo al valor agregado por el factor trabajo (sueldos y salarios en un sentido amplio), es decir, un servicio factorial. La situación daba origen, asimismo, a problemas de congruencia con los datos de comercio México-Estados Unidos compilados en este último país, donde las exportaciones e importaciones se registran de manera bruta.

A partir del Informe anual de 1992, el Banco de México ha presentado las exportaciones e importaciones brutas de las maquiladoras junto con las de los demás residentes del país, lo cual se refleja en los cuadros 1 y 2. En cuadros separados, empero, se dan los datos de exportaciones e importaciones de las maquiladoras, por un lado, y las de los demás residentes, por el otro, lo que se muestra en el cuadro 4.

La solución es afortunada. Los datos de exportación e importación de mercancías, y también el agregado de servicios no factoriales presentados a partir de 1992 (con datos para 1991 también), si bien son incongruentes con los de años anteriores, permiten todavía construir series comparables con las de años previos, por medio de los cuadros complementarios, para el concepto de servicios por transformación, el de servicios no factoriales y para exportaciones e importaciones de los residentes con exclusión de las maquiladoras.

2. Cambios en la cuenta de capital

Los cambios de desglose de la cuenta de capital han sido numerosos a lo largo de los pasados quince años, y con frecuencia incluyen reclasificaciones de cuentas que impiden construir series congruentes. Un cambio importante reciente consiste en que la variación de activos y pasivos ya no se registra de acuerdo con el plazo nominal de los mismos. El usuario debiera tener cuidado extremo al tratar de construir series de conceptos desglosados correspondientes a esta cuenta. Todavía es posible, sin embargo, construir series de un nivel intermedio de agregación dentro de la misma.

II. Cambios en la concepción del formato global de la balanza de pagos

Un caso distinto es el de los cambios en la concepción del formato global de la balanza de pagos. Estos se presentaron en las balanzas de pagos que van de 1982 a 1984, principalmente. Corresponden de manera general al cambio conceptual y metodológico que se dio entre las ediciones tercera y cuarta del Manual del fmi. El sentido principal de esos cambios fue lograr una mayor compatibilidad entre los datos de la balanza de pagos y los de las cuentas nacionales de producción e ingreso.

La comprensión amplia y precisa de todas las modificaciones que ocurrieron con este rubro requeriría que el lector conociera las ediciones tercera y cuarta del Manual del fmi, y de la mecánica de registro de las transacciones según los conceptos de cada uno de ellos, en un sentido similar a lo presentado en la sección IV. Entre los cambios efectuados en esa ocasión están:

III. Cambios en el sistema de levantamiento de los datos

En el periodo considerado hay cambios en el sistema de recopilación de datos de dos rubros de la cuenta corriente.

1. Transacciones fronterizas

En el Informe anual de 1983 se presentan por primera vez datos para este rubro, cuyo nombre se cambiaría posteriormente a viajeros fronterizos, basados en un nuevo sistema de levantamiento de la información. Con anterioridad el método de cálculo se apoyaba en los movimientos de moneda extranjera en efectivo y en documentos en la franja fronteriza. El nuevo sistema se basa en una encuesta que permite calcular el gasto medio de los viajeros en uno y otro sentido, y por separado se contabiliza el número de cruces que realizan.

Con el cambio se dio origen a una nueva serie, con datos a partir de 1982, que son incongruentes con los de años anteriores. En la medida en que el nuevo sistema sea más exacto que el anterior, las deficiencias de este último deben haber dado lugar a que parte de los ingresos netos de transacciones fronterizas, o viajeros fronterizos, aparecieran en el rubro de errores y omisiones. Eso implicaría que hubiese cierta incongruencia, posiblemente menor, en la serie de saldos de cuenta corriente anteriores a 1982 y en los que se inician en esa fecha.

2. Transferencias

A partir del Informe anual de 1990 se presenta una serie, basada en un nuevo sistema de cálculo, para el rubro de transferencias. Este cambio tuvo que ver con la importancia creciente de las órdenes de pago (money orders) y cheques personales como medios de envío de los saldos líquidos de las remesas familiares, en contraste con la importancia previa de los giros telegráficos y postales.

Con el cambio se dio lugar a una nueva serie, con datos a partir de 1989, que son incongruentes con los de años anteriores. En la medida en que el nuevo sistema sea más exacto que el anterior, las deficiencias de este último deben haber dado lugar a que parte de los ingresos netos por transferencias aparecieran en el rubro de errores y omisiones. Eso implicaría que hubiese cierta incongruencia, posiblemente menor, en la serie de saldos de cuenta corriente anteriores a 1989 y en los que se inician en esa fecha.

Los cambios reseñados, si bien alteran en varios casos la información específica para diversos rubros, así como el formato global de la balanza de pagos, no afectan por sí mismos la naturaleza de las relaciones económicas del país con el exterior ni el estado global de los pagos con el resto del mundo.

Referencias bibliográficas

NOTAS

  1. Kenen (1994) y Krugman y Obtsfeld (1994) son dos buenos textos intermedios recientes; Gandolfo (1987) y Niehans (1984) ofrecen dos buenos tratamientos, menos recientes pero más avanzados.
  2. Véase la referencia asociada al título de este artículo.
  3. La distinción entre variables de flujo y de acervo (o de existencia) es importante para el análisis económico, pero el tema excede los propósitos de este artículo. El asunto se estudia en textos como el de Ackley (1983, pp. 9-11). Un elemento para distinguir unas de otras es que las variables de flujo se miden para periodos y las de acervos para fechas específicas.
  4. De acuerdo con el Manual del fmi (1977, p. 28), una transacción es el intercambio de valores entre partes independientes entre sí. Pueden darse o recibirse, también, valores sin quid pro quo, como en el caso de las transferencias.
  5. Los derechos especiales de giro son una especie de dinero internacional, creado por el fmi con el propósito de aumentar la liquidez en el mundo a intervalos decididos de manera discrecional. Una vez creados, los deg se asignan a los bancos centrales de los países miembros, en proporción a las cuotas de éstos en esa institución. Sólo circulan entre bancos centrales y entre ellos y el fmi.
  6. Fondo Monetario Internacional (1977). Principalmente pp. 16-19 y apéndice C.
  7. Las fechas de cambios en la presentación de las balanzas de pagos estarán referidas a los Informes anuales del Banco de México. Estas fechas pueden no coincidir con los cambios en la presentación de esas balanzas en los Indicadores económicos de la misma institución.
  8. Se incluyen notas metodológicas en los Informes anuales de 1983, 1984 y 1990.
  9. El tratamiento de este aspecto aquí es demasiado breve en relación con lo que sería deseable. El asunto se analiza con más detalle en Morales Castañeda (1992).


página
anterior

índice de
la revista

índice de
ejemplares

logo